Desde cada rincón de la Patria a todo el pueblo en Marcha:


Carta Abierta al Pueblo Colombiano




 “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”.
Eduardo Galeano
Histórica jornada hemos vivido las y los colombianos durante los días 21, 22 y 23 de abril. La ciudad de Bogotá volvió a vestirse con los colores que recorren la bella Colombia. Desde de los cuatro puntos cardinales el sonido de tambores, arpas, gaitas, cuatros y zampoñas acompañó a las más de 80.000 almas reunidas para proclamar el nacimiento del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica. La fuerza de la Esperanza se tradujo en paso, canto, poesía, consigna, debate y propuesta, recogiendo el aporte decidido de las más de 1700 organizaciones que hemos resuelto construir desde la pluralidad y buscar la unidad en medio de la diversidad.

El titánico esfuerzo realizado se ha materializado en el éxito de la tarea cumplida: crear un espacio de participación y decisión para avanzar en la construcción de un nuevo poder de corte popular, de un país soberano y en paz. Horas y horas de trabajo conjunto han sido necesarias para sacar adelante este proyecto colectivo; días de parcela descuidada, de comercios no atendidos, de clases aplazadas en colegios y universidades, noches  en vela y trabajo extra, sin otra retribución que la alegría del que construye junto a su compañero y  a su compañera un porvenir diferente. Largas horas de viaje, de incomodidad, lluvia y sol son hoy gratificadas por la puerta abierta hacia el mañana forjado en la decisión de conjugar permanentemente el verbo construir. Un cálido y fraternal reconocimiento a cada hombre y mujer, jóvenes y mayores, que en campos y ciudades, han rendido tributo a la posibilidad de hacer de Colombia un país soberano, al riesgo de soñar, a la fiesta de un mañana edificado desde la diversidad, la pluralidad, la vida digna y el buen vivir.

Hemos sido las mismas organizaciones sociales y populares quienes nos hemos propuesto cambiar la forma de hacer política, porque hace tiempo que nos cansamos de reclamar y seguir marginados y marginadas de las decisiones; de exigir respeto por nuestros recursos y ver cómo son entregados, por los gobiernos de turno, al capital trasnacional sin el menor de los reparos. Volcados al debate y a las calles, hemos demostrado una vez más que la política no ha de estar confinada a los grandes salones. Nos cansamos de la política fachada que con descaro, pretende ocultar el verdadero rostro de miseria que campea en nuestro país. Estamos hartos de la democracia de mercado, donde nos obligan a perder la condición de trabajadores, artistas, estudiantes, hombres, mujeres, campesinos, intelectuales, indígenas, afrodescendientes y defensores de Derechos Humanos, desplazados, prisioneros políticos, luchadores y luchadoras para reducirnos al parco papel de clientes. Insistimos una vez más en que no compramos ni vendemos la vida, los recursos, la dignidad de la patria ni de sus habitantes.

Este primer paso, recorrido a lo largo de los dos últimos años pero forjado milímetro a milímetro en la rica historia de las resistencias de Colombia y Nuestra América, nos ha colocado en las puertas del porvenir.  Es una construcción colectiva que nace de los acumulados de lucha de las organizaciones sociales y populares refrendados en el encuentro internacional por el Acuerdo Humanitario, la Marcha Patriótica por la Segunda y Definitiva Independencia del 20 de julio de 2010 y el Encuentro Nacional de comunidades Indígenas, Campesinas y Afrodescendientes por la tierra y la Paz de Colombia realizado en agosto de 2011 en Barrancabermeja. Los siguientes serán los pasos del fortalecimiento organizativo, en cada colectivo, agrupación, organización social, popular y política, pero también la tarea de generar espacios de movilización y de formular las propuestas que habremos de ofrecer al conjunto del país. Salimos a preparar y construir los Cabildos temáticos y sectoriales, a nivel local, departamental y nacional, a construir propuestas surgidas de la creatividad en la lucha y la esperanza.

Como dijera el Libertador, la unidad es nuestra divisa y nos proponemos construirla desde la base y con la más amplia gama de organizaciones amigas y hermanas. Las propuestas de trabajo que estamos construyendo son para la unidad, porque la cita que habremos de cumplir con la Historia es para el conjunto del pueblo colombiano y a ella llegaremos juntando todas las rebeldías.

La Patria Nueva se prepara para nacer en las calles, las fábricas, las casas, las escuelas y los campos. Todos y todas las que hemos avanzado en la Marcha hemos sellado nuestro compromiso por verla florecer. Esa alegría, esperanza, decisión y convicción que ha mostrado el pueblo en Marcha es el crisol del mañana. El abrazo de hermanos y hermanas llegue a cada rincón de la patria para reconocer tanto empeño puesto en la lucha social por la Colombia Soberana.

Hemos puesto en Marcha nuestro Corazón. Seguirá en Marcha la Esperanza, para alcanzar en Marcha la Dignidad.

JUNTA PATRIÓTICA NACIONAL
Mayo 7 de 2012

Publicar un comentario

[disqus][facebook][blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget