Carpa de la Solidaridad y la Resistencia cumple un año en Buga



Sintradit resiste a la persecución y despidos de Cristar
Por: REMAP Diciembre 1 de 2011

El 22 de noviembre de 2012 se cumplió un año de instalada la Carpa de la Solidaridad y la Resistencia en las afueras de la empresa Cristar. El hecho tiene lugar en la ciudad de Guadalajara de Buga, en el departamento colombiano del Valle del Cauca.

Veinte trabajadores de la empresa Cristar, filial de la multinacional norteamericana Owen Illinois, presentaron pliego de peticiones ante el Ministerio de la Protección Social de Buga el día 24 de octubre de 2011. Sus exigencias, no resueltas, están basadas en el derecho fundamental a un trabajo digno: seguridad social, estabilidad laboral, dotación para trabajar, bonificaciones, etc. Sin embargo, la única respuesta obtenida por los trabajadores ha sido el despido por parte de la multinacional, que optó por impedir el ingreso a sus instalaciones, hace más de un año, a catorce de los veinte trabajadores afiliados al Sindicato de Trabajadores Disponibles y Temporales (Sintradit) que presentaron el pliego.

Ese mismo día, 22 de noviembre de 2011, los trabajadores de Sintradit instalaron en las afueras de la empresa lo que se ha denominado “La Carpa de la Solidaridad y la Resistencia”; espacio que hoy es reconocido como símbolo de resistencia y encuentro de trabajadores y diferentes organizaciones sociales en el Valle del Cauca, que con su solidaridad han logrado que la carpa se mantenga durante todo este tiempo. “Nos hemos mantenido, acá, gracias a la solidaridad de la gente y de las organizaciones que han venido acompañando este proceso: Sintraquim, Sintrasoya, Astracava, Pupsoc, Marcha Patriótica, La Federación Sindical Mundial, entre muchas otras, quienes nos acompañarán hasta que se resuelva esta problemática”, así lo cuenta Jaime Alberto Mejía, miembro de Sintradit.    

Tal como lo publicamos hace un año, el trato dado a los trabajadores por parte de la empresa Cristar es deplorable. “De las cerca de ochocientas  personas que laboran en Cristar, solo 120 están contratadas en forma directa; el resto son vinculados por medio de empresas contratistas y Cooperativas de Trabajo Asociado (CTA). Con estas últimas, las CTA, la multinacional evade el pago de la seguridad social dejando en manos de los trabajadores el pago total de los aportes para salud y pensión. Y no solo esto. También evade el pago de un salario fijo mensual, pues el dinero que ganan los trabajadores depende de lo que carguen y descarguen en los camiones que transportan materiales para la empresa. Las personas encargadas de esta tarea se conocen como “brazeros”, y son sometidos a largas jornadas laborales de hasta más de 16 horas diarias para reunir el dinero del “salario” que en el fondo no lo paga la empresa: lo pagan los transportadores. Por las condiciones en que trabajan, continuamente sufren problemas respiratorios al estar expuestos a químicos como la “ceniza de soda” (carbonato sódico) y pequeñas partículas de vidrio que quedan en suspensión en el ambiente. Y como Cristar tampoco suministra equipo de dotación para realizar este trabajo, los riegos y accidentes se incrementan. Su situación es tan delicada, que los brazeros deben recurrir a la utilización de botas y ropas deterioradas dejadas por otros compañeros para resguardar en algo su salud”.

Hoy la situación sigue igual, los trabajadores se enfrentan a la inestabilidad laboral, a largas jornadas de trabajo, y no cuentan con mínimas garantías para laborar. Y quienes se afilian al sindicato, son señalados, perseguidos, y en muchos casos despedidos. 

El gobierno ha sido sordo ante las exigencias de los trabajadores. Ni siquiera ha reconocido al sindicato a pesar de estar legalmente constituido, lo cual sirve de pretexto a la empresa para no sentarse a negociar. El papel del Gobierno nacional, representado en el Ministerio de la Protección Social, ha sido brindar total respaldo a la multinacional, sin importar la persecución que sufre Sintradit y lo injustificado del despido, violando así el derecho de los trabajadores a sindicalizarse como está consignado en la constitución colombiana, y omitiendo, en forma culposa, que la subcontratación está prohibida por la Ley en nuestro país.

 “Nosotros le decimos al gobierno que no puede hablar de paz, mientras se sigue permitiendo que a los obreros se los arroje a la calle por reclamar sus derechos, cuando se permite y se apoya la miseria para miles de trabajadores colombianos, cuando la estabilidad laboral es un sueño para las mayorías,  deberíamos comenzar por ver de qué clase de paz está hablando el gobierno, o para quién es esa paz. Por eso es importante que nos movilicemos, que salgamos a las calles a exigir nuestros derechos, a decirle al gobierno que no puede seguir hablando de una falsa paz mientras vivimos en la miseria, y que la verdadera construcción de la paz, se construye con el pueblo colombiano”, declararon los miembros de Sintradit

Hoy, un año después de la instalación de la Carpa, diversas organizaciones sociales del Valle del Cauca se encuentran en la Carpa de la Solidaridad y la Resistencia para conmemorar esta importante fecha, para ratificar su apoyo y acompañamiento a los miembros de Sintradit y para decirle al pueblo colombiano que la paz se construye de esta forma, en espacios de solidaridad y  construcción colectiva.  Este evento contó con la participación de artistas populares y estudiantes de la ciudad de Buga, quienes a través del arte expresaron su solidaridad y acompañamiento a la lucha obrera.




Publicar un comentario

[disqus][facebook][blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget