Univalle: ¡A CAMBIAR JUNTOS! La Universidad necesita una Nueva Ley de Educación Superior






El 2013  trae consigo nuevos e importantes retos para el conjunto de los estudiantes universitarios y en particular para los estudiantes Univallunos. La tarea histórica de edificar un nuevo modelo de educación superior acorde a las necesidades más sentidas de la sociedad colombiana, será el propósito fundamental en el proceso de construcción de un país en Paz, soberano y democrático.

El actual momento de desfinanciación de la Universidad pública alcanza niveles exorbitantes y por demás alarmantes  para el futuro inmediato de la educación en Colombia.  Debido al proceso de desfinanciación al que ha sido sometido el Sistema de Universidades Estatales, éste enfrenta hoy la mayor crisis que jamás haya tenido que vivir desde 1993[1] a causa del esquema de financiación propuesto por el gobierno nacional y  definido por organismos multilaterales como el Banco BM y la  OCDE[2]. Hoy la Universidad Pública Colombiana, baluarte cultural, científico y crítico de la nación agoniza.

En total son 18.72 Billones de pesos que el Sistema de Universidades Estatales requiere obligatoriamente para garantizar unas condiciones básicas de infraestructura, contratación adicional de personal docente y administrativo, formación de los mismos, bienestar universitario, programas de apoyo socio económico, programas de salud entre otros[3], que garanticen unas condiciones mínimas para el ejercicio de enseñanza docente y aprendizaje en el sistema de universidades. Del total de estos 18.72 Billones de pesos la Universidad ha asumido 7.57 Billones, provenientes del proceso de autofinanciación al cual se ha visto abocada asumir como política administrativa (recursos propios – Venta de servicios, alza de matrículas etc.), dejando un déficit final por cubrir de 11.15 Billones de pesos.

Adicional a esto y como resultado de la evasión en la responsabilidad del ejecutivo del adecuado financiamiento de la educación superior de carácter público, la Universidad ha tenido que asumir dineros adicionales por concepto de puntaje de efecto salarial, puntaje de productividad académica, seguridad social, pensión entre otros, establecidos por la ley y refrendados por diferentes sentencias de la Corte Constitucional que suman en el presente1.2 billones de pesos; dineros no reconocidos por la ley 30 de 1992 con destinación a base presupuestal de las universidades.  Situación que profundiza la actual crisis presupuestal de las Universidad Pública Colombiana.

En palabras de los mismos rectores de las Universidades, “el proceso de autofinanciación del Sistema de Universidades Estatales ha llegado a su límite[4], lo que implica que los niveles de utilización de la planta física, la planta profesoral y demás elementos necesarios para la producción de conocimiento, han llegado al tope máximo,  que de continuar esta situación  decrecerá y estará en riesgo el desarrollo de las actividades de la Universidad y la producción de conocimiento.  La Universidad del Valle no es ajena a esta problemática; está se materializa en las difíciles situaciones en las que nos vemos cotidianamente obligados a vivir, con la pérdida de bienestar universitario y el deterioro de la de calidad académica por el aumento de la relación profesor estudiante, por el déficit de infraestructura, material bibliográfico, por el deterioro de los laboratorios de docencia, etc.  

Por ello, el 2013 deberá ser  el año en que los estudiantes colombianos continuemos avanzando en el proceso de construcción de la Nueva Ley de Educación Superior,  donde  los estudiantes Univallunos caracterizados históricamente por su gran capacidad propositiva, de movilización y transformación avancemos en la consecución de una nueva política educativa que parta de un análisis objetivo sobre el modelo de educación, económico, político y social que necesita el país.  Es necesario que este 2013 sea un año de agitada movilización de nuestro sector y en general de los diferentes sectores sociales de Colombia,  los estudiantes Univallunos no podremos ser ajenos e inferiores al momento y papel histórico que tenemos la fortuna de vivir, El de transformar nuestra educación.

Como estudiantes y conciencia crítica de la nación NO podemos permitir que la educación superior esté al servicio de los grandes monopolios financieros nacionales e internacionales, mucho menos permitir que bajo sofismas de distracción se le quiera mentir al pueblo colombiano afirmando la asignación de “recursos adicionales para la educación” a causa una regresiva reforma tributaria[5]. Por el contrario continuaremos avanzando en niveles de organización y en la concreción de escenarios de movilización masivos de un movimiento consciente y cualificado capaz de erradicar las viejas prácticas del establecimiento y sentar las bases de una nueva educación para un país con soberanía, democracia y paz. Nuestra propuesta es que ¡Cambiemos Juntos Univalle!

Fraternalmente:


Luis Fernando Taylor Orozco.
Representante Estudiantil – Consejo Superior.

Anderson Ospina.
Representante Estudiantil – Consejo Académico.

Heriberto Asprilla Castaño.
Diego Fernando Espinosa.
Representantes Estudiantiles Facultad de Salud.

Vivian Natalia Lucio Vidal.
Jennifer Elvira Castro.
Representantes Estudiantiles Facultad de Artes Integradas.






[1] Año en el cual entra en vigencia la ley 30 por la cual se rige el sistema de educación superior en Colombia.
[2] Banco Mundial,  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.
[3] Resultados del estudio Fase II – SUE.
[4] Resultados del estudio Fase II – SUE.
[5] Reforma tributaria Diciembre de 2012, por la cual se asignan 5.000 millones de pesos año a año por un periodo de 3 años para un total de 1.5 billones de pesos.

Publicar un comentario

[disqus][facebook][blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget