¡Profe Pacho: Tu ejemplo de lucha por la Paz seguirá Vivo y en Marcha!


En un país donde la violencia es una realidad cotidiana, donde soñar es un pecado y pensar  diferente está prohibido, existen hombres y mujeres que no le temen  a los sueños,  que no se amedrentan con las balas, que no acallan sus voces y luchan cada día por la paz.

Todos y todas, quienes tuvimos en algún momento el privilegio de compartir con “Pacho”, como cariñosamente se distinguió al profesor Francisco Javier Ocampo Cepeda, quien más que docente fue un educador, un amigo y compañero; vivimos  hoy junto a su familia, la tristeza, el dolor y la rabia incontenibles que genera el arrebatamiento violento de un ser tan profundamente apreciado, íntegro y ejemplo de vida.

Egresado de la Universidad del Valle como licenciado en ciencias sociales, magister en sociología, un investigador social por excelencia, educador popular, con una hoja de vida intachable, no dudó ni un minuto, en poner todo su conocimiento y toda su actividad intelectual  al servicio de las necesidades de la comunidad caleña, especialmente para los y las jóvenes y adolescentes, como lo fueron los estudiantes de los colegios Santa Librada, Antonio José Camacho, Alfredo Vásquez Cobo y muchas otras instituciones educativas, quienes por medio de proyectos como CALIBRA, lograron cambiar su realidad violenta. Estos y estas jóvenes que se veían envueltos (as) en un conflicto realmente violento, y aparentemente interminable, lograron cambiar sus frases de odio por frases como “Pacho nos enseñó a pensar, nos enseñó a hablar. Nos mostró el absoluto absurdo de esa violencia”.

Indiscutiblemente el profesor Francisco Ocampo fue un hombre que luchó por una educación para la vida, una educación más digna y humana. Luchó por generar espacios de diálogo y resolución de conflictos y protegió y enseñó la defensa de los derechos humanos desde las aulas de clase, los barrios e instituciones de la ciudad. Resulta contradictorio que el profesor Francisco, que con su vida demostró ser un hombre de paz, haya culminado su vida con un capítulo manchado de violencia urbana institucionalizada.

Ante lo sucedido, desde el Movimiento Político y social  expresamos nuestra voz de solidaridad con la familia del Profesor Francisco Javier Ocampo Cepeda, no solo desde las palabras, sino desde la convicción de que su vida seguirá siendo ejemplo de vida y que su memoria jamás se extinguirá. Nos unimos a todas las voces de indignación y protesta desde las diferentes comunidades, organizaciones sociales e instituciones como la arquidiócesis de Cali que ha manifestado: "  las autoridades tienen esta vez un compromiso muy serio con la conciencia pública, con el dolor y la tragedia de unas familias y de grandes comunidades educativas en las que el difunto docente estuvo como hombre de bien y de valor humano, como defensor de la verdad y del derecho, como educador de niños, adolescentes y jóvenes".

Exigimos a la procuraduría,  a la personería, a la defensoría del Pueblo, a la Fiscalía y a todas las instancias correspondientes, desarrollar el debido proceso frente a las investigaciones, esclareciendo y haciendo justicia con lo sucedido contra el Profesor Francisco J. Ocampo.

Invitamos a toda la sociedad caleña a velar porque el caso del profe “Pacho” no sea un caso más en la impunidad, a conservar la memoria de un hombre de paz que luchó por la vida hasta su muerte, a trasladar sus ideas y enseñanzas al campo de acción, a trabajar todos juntos como él lo soñó, en el fortalecimiento de un gran movimiento social pluralista por la paz!

¡Profe Pacho: tu ejemplo de lucha por la paz seguirá vivo y en Marcha!

Marcha Patriótica Valle del Cauca - Junta Patriótica Departamental 


Publicar un comentario

[disqus][facebook][blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget