Amnistía Internacional y el caso Venezuela

En un detallado análisis, J. Tomás devela las omisiones, intencionalidades y manipulación del lenguaje que Amnistía Internacional pone en marcha en el informe titulado Venezuela: los derechos humanos en riesgo en medio de protestas. A continuación reproducimos un breve fragmento (Ver documento completo) del análisis:

Foto: www.nicolasmaduro.org.ve

2014/Abril 8/ Internacional/ Venezuela/ Por: J. Tomás

Al final uno se termina preguntando ¿Aporta algo el informe? ¿Resulta útil? ¿Ofrece información aprovechable para la defensa de los derechos humanos? ¿O se limita a recoger testimonios sobre hechos ya conocidos? Aquí nuestra respuesta es parcialmente positiva. El informe en sí era necesario. Las denuncias oportunas que contiene, merecen siempre la pena, aunque sean presentadas de manera tan penosa y lamentable.

En cambio, el relato –la pluma empleada-, así como los implícitos que se asumen, resultan claramente agraviantes. Amnistía hubiera ganado mi más profunda estima y gratitud si le hubiese encargado su redacción a alguien que cumpliese con dos requisitos básicos:

a) Escribir sin faltar a la ortografía y exhibiendo una habilidad mínima en la construcción sintáctica de párrafos que no oscurezca los hechos relatados.

b) No expresar de manera evidente sus preferencias políticas. Específicamente, necesitarían a alguien que no comprase todos y cada uno de los puntos del argumentario mediático de la oposición venezolana.

Sin embargo, dudo mucho que esto vaya a suceder. No voy a abundar demasiado en las razones de mi pesimismo. Desde luego no creo que Amnistía haga este tipo de informes para congraciarse con los gustos de una opinión pública mediatizada. Tampoco creo que lo haga para captar nuevos socios –y más fondos- procedentes de las derechas venezolana y europea.

Dejo aquí mi última anotación. Un pequeño detalle. La fuente que emplea Amnistía en su evaluación de la amenaza que suponen los “grupos armados pro gobierno” es el International Crisis Group(véase la nota al pie número 3 del informe). El ICG es una entidad patrocinada por la Fundación Ford, la Fundación Carnegie, el grupo Rockefeller y The Soros Open Society Institute. Reune en su equipo directivo a ex secretarios de estado y de defensa de los USA, así como a promotores de las revoluciones de colores como George Soros o la esposa de Peter Ackerman[1].

El International Crisis Group mantiene vínculos muy estrechos con Amnistía Internacional, como constatamos en el caso del especialista en conflictos armados Jacob Mundy, que ha ocupado puestos de alta responsabilidad en ambas organizaciones.

En fin. ¡Buena suerte para el próximo informe!


Fuente: http://www.aporrea.org/ddhh/a185793.html

Publicar un comentario

[disqus][facebook][blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget