Y el Dios del espectáculo no fue al foro

El Dios del espectáculo de los medios es el olvido disfrazado de alegría, la anestesia que convierte lo insoportable en resignación constante. Pero cuando la alegría es también memoria, entonces el Dios de los medios abandona el Arte y la Cultura, al igual que a los artistas que no son resignación sino cambio para la vida.
2014/ Abril 1/ REMAP/ Por: Alexander Escobar/

El toque de algún Dios del espectáculo parece afectar a la sociedad cuando “Arte y Cultura” son el programa de los medios privados de comunicación del capital. La imagen de algún traje típico, la canción ya conocida, una comida saboreada, la danza ensayada alguna vez en el colegio, y el poema –bueno o malo– declamado, siempre serán noticia cuando “Arte y Cultura” solo parezcan una figura ornamental.


El Dios del espectáculo de los medios es el olvido disfrazado de alegría, la anestesia que convierte lo insoportable en resignación constante. Pero cuando la alegría es también memoria, entonces el Dios de los medios abandona el Arte y la Cultura, al igual que a los artistas que no son resignación sino cambio para la vida.

Para los medios no es espectáculo que los artistas se reúnan para hablar de Paz y una salida política al conflicto colombiano, porque el rating del olvido tipificó como delito que el artista pueda llegar a hablar de “Paz con Justicia Social”.

En los mandamientos de los medios está claro que el Dios del espectáculo considera pecado la reflexión de los artistas, y lo cataloga imperdonable si su reflexión termina provocando reflexión en los demás.

El pasado fin de mes los medios privados del capital aplicaron a cabalidad sus mandamientos en Bogotá, en momentos cuando artistas de toda Colombia se reunieron en el foro Arte y Cultura para la Paz[1]. Durante esos días, cuatro en total, el Dios del espectáculo consideró una blasfemia que los artistas, además de abordar temas como la creación y la estética, se encontrarán para hablar de Paz con justicia social, salida política al conflicto colombiano, organización y movimientos sociales, cultura popular, medios de comunicación, política de jóvenes y género, y de todo aquello que antes que afectar su obra, ante todo termina afectando su cotidianidad.

Sin embargo un tema de gran importancia está quedando sin mencionar, y cuya continua mención le convirtió de trascendencia para el foro, nos referimos a la exigencia de los artistas de realizar una nueva Asamblea Nacional Constituyente, tema frente al cual la RAPSO (Red de Artistas Populares del Suroccidente) propuso la realización de seis preconstituyentes regionales de arte y cultura donde se analicen las problemáticas que aquejan a los artistas, y también se discuta sobre la Política Cultural del país para la construcción de la Paz con Justicia Social.

Fueron cuatro días de reunión para los artistas, encuentro que solo pasó desapercibido para el Dios del espectáculo que no asistió al foro, en cumplimiento de los mandamientos de los medios del capital que prohíben televisar la alegría de la memoria. Pero en realidad nadie le esperaba: el arte y la cultura están para desnudar a los falsos ídolos y sus infamias. Al fin y al cabo, el verdugo siempre es cobarde, y jamás será capaz de mirar el rostro de quienes afirman la vida en medio del veneno de sus micrófonos y pantallas.


[1] El foro Arte y Cultura para la Paz se realizó en las instalaciones del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación en la ciudad de Bogotá del 26 al 29 de marzo de 2014, y su organización estuvo a cargo del Movimiento de Artistas por la Paz y el Instituto Distrital de las Artes (IDARTES).  

Publicar un comentario

[disqus][facebook][blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget