Poder popular para la paz con democracia y justicia social

Declaración Política del Consejo Patriótico Nacional (COPAN) de la Marcha Patriótica. Noviembre 8 y 9 de 2014

Para Marcha Patriótica la participación política electoral es un escenario que puede permitir construir mayorías sociales, confrontar el régimen y acumular fuerzas para la construcción de la alternativa de poder para el pueblo colombiano. (Declaración Política COPAN, noviembre 8 y 9 de 2014)

2014/ Noviembre 15/ Consejo Patriótico Nacional/ Por: Marcha Patriótica

La crisis política y social del país se agudiza en la medida que el gobierno de Juan Manuel Santos Calderón, neoliberal y plutocrático, ignora las acuciantes necesidades de la población colombiana, víctima de las medidas antipopulares y antinacionales en beneficio del gran capital, del capital financiero, de las transnacionales y para fortalecer el bloque hegemónico del poder.

Colombia está en pie de lucha, con el ejemplo de las movilizaciones recientes como el paro agrario, étnico y popular, las protestas regionales, campesinas, indígenas, estudiantiles, sindicales, sociales y de las negritudes, del movimiento de mujeres y de la cultura, reflejo de que amplios sectores populares están en resistencia contra la explotación capitalista, que deprecia el salario y sostiene la informalidad. Las soluciones capitalistas, apoyadas en la represión, están encaminadas a conculcar los derechos sindicales y la protesta social y popular; así como se sostienen en el extractivismo, la entrega de la soberanía nacional a través de los TLC, el deterioro ambiental y el control de la economía por el capital financiero, parasitario e inhumano. Es el viejo expediente de descargar la crisis sistémica sobre los hombros de los trabajadores y las trabajadoras.

La agenda legislativa del gobierno de Santos apuntala esta tendencia antipopular, mediante la reforma política llamada del equilibrio de poderes, que pretende afianzar el sistema tradicional de privilegios en beneficio de los partidos del establecimiento; la ley de baldíos para beneficiar a los terratenientes en una nueva versión de AIS; la privatización de la seguridad social, la salud y la educación y un nuevo régimen pensional que aumenta la edad de la jubilación. Dicha agenda de la unidad nacional, apoyada por la bancada de la Unidad Nacional y otras, incluyendo a los uribistas, es una agresión a los sectores populares y al pueblo colombiano, va en contravía de los acuerdos parciales de La Habana y son una agresión más de las políticas neoliberales oficiales en beneficio de las minorías oligárquicas. Marcha Patriótica invita al Frente Amplio, a las organizaciones afines, sindicales, sociales y populares, a convocar una protesta de rechazo al nefasto paquete parlamentario, para el mes de marzo, previo al periodo de sesiones ordinarias del Congreso de la República.

El país está bajo un gobierno que representa los intereses de la oligarquía y del imperialismo y del bloque histórico dominante tradicional, responsable de las sempiternas causas del conflicto político, social y armado de más de seis décadas.

El principal rasgo del proceso político colombiano es el de la búsqueda de la paz, sobre la base de construir un acuerdo político y social con las insurgencias. El esfuerzo en el momento actual está puesto en La Habana en las conversaciones entre las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP, que desarrollan el cuarto punto de una agenda de seis, contenida en el Acuerdo Político para ponerle fin al conflicto y construir una paz estable y duradera. Las FARC-EP no son una guerrilla derrotada y actúa con iniciativa en la mesa, buscando siempre la mayor participación de las organizaciones sociales y populares a través de los foros nacionales organizados por la ONU y la Universidad Nacional y de las redes sociales por las cuales los ciudadanos y ciudadanas hacen numerosas propuestas.

Hoy la paz estable y duradera está más cerca que nunca en el entendido que debe llevar a fortalecer la democracia y a cambios sociales, en particular aquellos que están en el origen mismo del conflicto. Es la paz con democracia y justicia social, contenida en un acuerdo general, que deberá ser refrendado por el soberano en la Asamblea Nacional Constituyente, que además tendrá la tarea de dirimir los desacuerdos y asumir las reformas políticas y sociales de fondo que abran el paso a un nuevo país, a un nuevo orden político, social y económico.

El Gobierno del presidente Santos que está sentado en La Habana y realiza la etapa exploratoria con el ELN, asume los diálogos de paz con ambigüedad y concesiones a la extrema derecha, contrario a lo que prometió para lograr la reelección en el mes de junio del presente año. Su gobierno refuerza el statu quo, el viejo país que hay que erradicar con un nuevo poder constituyente en el cual el principal protagonista será el pueblo colombiano. Santos predica que el país está en el posconflicto para birlar el debate sobre la Constituyente y los puntos que aún no están definidos puesto que los acuerdos son parciales como está consignado en los borradores de los mismos, divulgados hace unas semanas.

El proceso de paz aún no está en el punto de irreversibilidad como lo aseguran los voceros gubernamentales. Hay poderosos enemigos de la paz dentro y fuera del gobierno, que preparan actos de provocación tanto en La Habana como en el territorio colombiano, contra miembros de la Delegación de las FARC-EP y en el país contra reconocidos integrantes de “Colombianos y Colombianas por la Paz” y voceros de Marcha Patriótica, Piedad Córdoba y Carlos Lozano. Es la extrema derecha militarista y recalcitrante, que ha ganado terreno gracias a las campañas mediáticas contra la solución política y a la debilidad del Gobierno Nacional. Contra ella hay que oponer tenaz resistencia, rodeando de apoyo los diálogos de La Habana y desenmascarando los propósitos guerreristas y golpistas que animan a estos sectores ultraderechistas y descompuestos. Los planes provocadores cuentan con apoyo internacional y de los servicios de inteligencia militar, comprometidos con las chuzadas y las campañas contra la salida política dialogada.

Alertamos al país y al mundo que el proceso de paz, para su concreción final, requiere de medidas del gobierno para frenar y acabar el paramilitarismo que se extiende por el territorio nacional con los mismos apoyos de siempre y una mayor voluntad gubernamental, porque una cosa dice en La Habana y otra la que ejecuta en el territorio patrio.

Es imperiosa la construcción del Frente Amplio por la Paz, la Democracia y la Soberanía, que no puede limitarse a respaldar la paz, sino que debe promover la lucha social y popular de resistencia al neoliberalismo y al desafuero gubernamental que privilegia los intereses del capital, así como asumir la tarea de la convergencia de fuerzas democráticas y populares en una alternativa de poder para los cambios de fondo en la vida nacional. Solo un gobierno popular puede consolidar la paz estable y duradera.

Marcha Patriótica se compromete a nivel nacional y regional con el Frente Amplio en el entendido que abarcará las tres tareas fundamentales (defensa de los diálogos, promover la movilización de masas y construir el proyecto alternativo de poder), pilares para un proceso de renovación en la vida nacional.

Lo fundamental en esta etapa es la lucha de masas, la organización del pueblo colombiano en defensa de sus derechos y reivindicaciones sociales, porque así es como se construye el proyecto alternativo. Asociado a las tareas del poder constituyente que sea la base para la futura Asamblea Nacional Constituyente donde el pueblo colombiano, dotado de su poder soberano, producirá las transformaciones institucionales en el terreno político, social, económico, ambiental y cultural.

Sin desconocer la persistencia de un régimen político profundamente excluyente y antidemocrático, con altos niveles de ilegitimidad, expresada en el mantenimiento de elevadas cifras de abstención y la continuidad de prácticas clientelistas y mafiosas, sin garantías reales a la oposición, la jornada electoral que se avecina en 2015, estará cruzada especialmente por la agudización de las contradicciones entre el bloque de poder dominante y el nuevo ciclo de protestas populares en respuesta a la agenda neoliberal que caracteriza el continuismo del gobierno Santos. También es parte del proceso constituyente en desarrollo, los procesos de paz en curso como el elemento más significativo de la coyuntura nacional y el articulador del conjunto de contradicciones políticas y sociales de las que se presentan actualmente en la sociedad colombiana.

Para Marcha Patriótica la participación política electoral como elemento táctico en la construcción de poder es una expresión de la dinámica de lucha y, por tanto, un escenario que puede permitir construir mayorías sociales, confrontar el régimen y acumular fuerzas para la construcción de la alternativa de poder para el pueblo colombiano.

La participación electoral de Marcha Patriótica será sobre la base de la nueva forma de hacer política, sustentada en la estrecha relación con la base social y las luchas populares. La campaña electoral es de confrontación con el neoliberalismo, con los TLC, con la presencia expoliadora de las transnacionales, por un modelo alternativo económico y por reformas profundas, en lo regional y nacional, en lo político, social, económico, ambiental y cultural, unida a la movilización y a la resistencia popular contra la explotación del capital. Es la lucha por los cambios políticos urgentes de la apertura democrática y social en la perspectiva de forjar un bloque contra hegemónico de poder, escenarios a los cuales debe contribuir la participación política electoral.

En las elecciones departamentales, municipales y locales de 2015 el reto para la izquierda, los sectores democráticos y sociales es conquistar poder popular, un nuevo poder ético y con nuevas formas decentes de hacer política. En este sentido, para Marcha Patriótica la participación electoral está en el camino de fortalecer el Frente Amplio por la Paz, la Democracia y la Soberanía y las relaciones con las organizaciones afines en el objetivo de la segunda emancipación nacional.

Marcha Patriótica irá a las elecciones en todo el territorio colombiano, aunque las juntas nacional y departamentales estudiarán las circunstancias concretas en aquellos sitios donde no existan las condiciones por diversos motivos. La participación será con identidad propia, pero buscando acuerdos con organizaciones políticas y sociales afines, que promuevan la paz con democracia y justicia social, la Asamblea Nacional Constituyente, el cese bilateral de fuegos y la implementación de los acuerdos parciales de La Habana. La clave está en la unidad con criterios nacionales y regionales, sustentados siempre en la nueva forma de hacer la política, con una campaña electoral de cara a las necesidades de los sectores populares, urbanos y agrarios, con un programa político y social, con compromisos éticos serios, mecanismos de control y rendición de cuentas ante los electores.

Sobre esta base y orientaciones, la militancia del Movimiento Social y Político Marcha Patriótica volcará esfuerzos hacia la campaña electoral. Designará una comisión nacional que tendrá a cargo la coordinación en Bogotá y los departamentos. Realizará a la mayor brevedad posible un seminario electoral en el cual se escucharán experiencias democráticas y de izquierda en otros países. Nombrará la Comisión Ética y promoverá la designación de los candidatos en las asambleas cívicas y populares.

COMITÉ PATRIÓTICO NACIONAL
MOVIMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL MARCHA PATRIÓTICA

Bogotá D.C. 8 y 9 de noviembre de 2014

Publicar un comentario

[disqus][facebook][blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget