Habla el director académico del Congreso Internacional de Paz

El congreso quiere ser una plataforma de ideas sociales que lleguen a La Habana como contribución activa de una sociedad que lejos de estar expectante, es testigo presencial del proceso y se consolida a la vez como participe activo.

Bajo el lema “Un sueño llamado Colombia”, este 6 de mayo se realizará el Congreso internacional propuestas para la paz y el desarrollo en el Club de Ejecutivos de Bogotá. Página Popular entrevistó a Freddy Agudelo, director académico de este importante evento que contará con la presencia de destacadas figuras y activistas internacionales.
“Un puente a la paz”: Entrevista a Freddy Agudelo

2015/ Mayo 11/ Diálogos de Paz/ Por: Página Popular

¿Cuál es el objetivo académico del congreso?

Esperamos generar un espacio pedagógico, cultural, académico y diverso, en el que se facilite la interacción entre quienes han desarrollado caminos en temas de conflicto en nuestra américa latina y otras latitudes, venidos de toda américa y que puedan aportarnos a nosotros los Colombianos, luces que sirvan para direccionar el reto de alcanzar la reconciliación y la paz como fin más anhelado.

¿Qué universidades se adhieren y participan en el Concurso de Ensayos?

Las universidades que se han vinculado a este gran proyecto son: Universidad Autónoma Latinoamericana, Institución Universitaria de Envigado, Universidad Cooperativa de Colombia, Corporación Universitaria Americana, Fundación Universitaria Luis Amigó y la Universidad de Antioquia.

¿Qué expectativas se tienen sobre la injerencia de Congreso en el Proceso de Paz en marcha?

Consideramos que el congreso es un espacio propicio para que la comunidad en pleno conozca de cerca a quienes han dedicado su vida al ejercicio de la construcción de la justicia restaurativa como medio para alcanzar una sociedad justa y con oportunidades. En este marco, el congreso quiere ser una plataforma de ideas sociales que lleguen a La Habana como contribución activa de una sociedad que lejos de estar expectante, es testigo presencial del proceso y se consolida a la vez como participe activo del pos conflicto. No es solo un evento académico o de salón social; va al punto de querer ser puente entre la sociedad y los negociadores para que tomen de tal construcción conjunta, las ideas que a bien sirvan considerar por su alto grado de valor para los objetivos propuestos. No pretendemos ser solo letra muerta.

¿Cuál es el estado actual de las negociaciones?

En el momento presente las negociaciones de paz tratan el punto álgido de las víctimas, en un contexto en el que, como es natural, todos quieren apropiarse de dicho rol y buscan el reconocimiento como tal que a la postre califica de forma automática como victimaria a la contra parte. Las víctimas del conflicto armado en Colombia son incontables y aunque se quisiera reconocer a todas e iniciar procesos de reparación, sería prácticamente imposible debido tanto a los recursos que ello demandaría en términos económicos como de tiempo. Es por eso que los esfuerzos se han encaminado a incorporar representación de las víctimas en los más diversos escenarios en que se dieron los hechos, en un esfuerzo por permitir que haya pluralidad y que sean incorporadas todas los matices sociales. Es un verdadero reto que implica no solo el reconocimiento de la totalidad de las víctimas, sino la renuncia a acusaciones mutuas de victimarios tanto por parte del estado como de las farc y de esta forma centrar los esfuerzos en lo que verdaderamente importa: las víctimas.

¿Qué papel que juega el contexto regional en el desarrollo del proceso?

Es indudable que frente a todos los enemigos que tiene el proceso de paz, específicamente aquellas posiciones de ultra derecha que defienden la premisa de que la única salida al conflicto es la aplicación de la persecución militar y la implementación de la justicia retributiva, es de suma importancia que los esfuerzos de la región se aúnen al grito de quienes propendemos por otra salida, por otro tipo de justicia que armonice con la búsqueda de una sociedad más comprensiva, más incluyente, más tolerante y más presta a perdonar e incorporar de nuevo a aquellos que por diversas razones en algún momento de su vida optaron por el camino de las armas. Es de vital importancia el apoyo que hemos recibido de la América Latina e inclusive de EEUU, que aunque ha brindado su apoyo económico y militar decididamente desde el gobierno de Andrés pastrana, comprende que la cosmovisión del mundo actual obliga a buscar alternativas distintas a la coerción y más propicias al diálogo constructivo.

¿Qué factores que se oponen y entorpecen el desarrollo de las alternativas hacia la paz?

Es indudable que en el tema de las negociaciones existen dos visiones, dos concepciones: quienes miran hacia atrás y quieren venganza, retribución al más recalcitrante sistema del ojo por ojo, quienes solo conciben como posibilidad de pago la cárcel, y; de otro lado, están aquellos que miran hacia adelante, que buscan verdad, reparación, memoria, garantía de no repetición y que optan por el diálogo y la concertación en vez del camino militar. Ese sector de la sociedad, que ha buscado insistentemente enlodar y oscurecer el proceso en los estamentos internacionales, sumado a la campaña de desinformación que han pretendido hacer con la comunidad, amenaza la prosperidad de los diálogos y a fe que lo ha ralentizado.

De otro lado, es innegable que el aspecto político juega un papel importantísimo y es aquí donde el gobierno debe jugarse sus cartas, ya que de un lado están los diálogos, pero del otro hay un conglomerados de políticos que defienden intereses parroquianos, y en esos intereses, están inmersos aquellos que presionan la salida militar y las operaciones a este nivel, bajo el silogismo de que si no hay bajas guerrilleras ello es igual a entregarle el país a las farc y así lo venden a la opinión pública, con la ayuda de algunos medios de comunicación que comulgan con aquellos que no quieren un proceso de paz en las condiciones en que se encuentra planteado.

Sumado a todo, tal y como lo describió Michel Foucault, en el marco de un estado panóptico se crean las sociedades vengativas que en el ejercicio de un imaginario colectivo ven la justicia como aquel ejercicio de castigo como el apto para purgar las faltas y, es allí en donde está nuestro trabajo más arduo y dispendioso: cambiar la forma de entender la justicia.

¿Qué importancia de los medios de comunicación en el logro de una paz duradera?

Consideramos que los medios de comunicación tienen un papel primordial en el proceso. No gratis hoy en día se consideran el cuarto poder de todo estado democrático, lo que se traduce en la necesidad de que estos se sirvan sólo al interés de la paz y no a intereses políticos y sectaristas. Los medios de comunicación deben cumplir un papel pedagógico y que sirvan de instrumento para que el ciudadano del común entienda en proceso en contexto, lejos de parcialidades y tintes. La realidad es que hay una ausencia muy grande de valores periodísticos como el de la imparcialidad y por el contrario, estos se deben a los grandes capitales que los dirigen por cuanto queda un pequeño grupo de ellos que a conciencia y en sano ejercicio de la profesión, no persiguen fin distinto al de contribuir con criterios de verdad; es a estos a quienes nos encomendamos para que llegue diáfano el mensaje del congreso.

¿Cuál es el papel de la academia y las universidades en esta propuesta de paz?

Las universidades, los docentes, los académicos y, en general todos los que de manera directa o indirecta tienen en su haber el ejercicio de la formación, están llamados a generar un cambio de mentalidad en sus estudiantes y la sociedad general, para lograr lo que hemos venido argumentando y es la posibilidad de entender que la justicia transicional y la justicia restaurativa se constituyen en el camino más prolijo para la reconciliación. El desarrollo de una sociedad se evidencia en la forma en que trata a sus delincuentes. Para un sector amplio, y sin entrar en controversias de ningún tipo, los que integran las filas de las FARC son tenidos como tal: como delincuentes. Siguiendo esta línea de interpretación y sin que con ello tengamos el ánimo de estar de acuerdo o disentir en este concepto, es propicio buscar entonces un trato humanizante e incluyente. Y yendo más allá, allanar caminos de debate y de participación distinta a las armas para implantar sus ideas e ideologías. En este papel es que todo aquel que tenga injerencia en la formación de la sociedad, debe enfocarse en aportar para una ruptura de paradigmas que den pie al surgimiento de una nueva concepción de sociedad.


Publicar un comentario

[disqus][facebook][blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget