La ‘Rebelión’ que prepara el Frente 34 de las FARC

Por falta de planificación e incumplimiento del Gobierno, el Frente 34 de las FARC permanece en Vegaez sin poder desplazarse a la zona veredal de Vidrí.

El campamento del Frente 34 está ubicado en Vegaez, corregimiento del municipio de Vigía del Fuerte (Antioquia) que tiene previsto, en la vereda Vidrí, la instalación de una de las 20 Zonas Veredales Transitorias de Normalizacion (ZVTN) para la dejación de armas.

Texto y fotos: Alexander Escobar
FIPU PRESS

Teatro, cumbia y la salsa de Joe Arroyo van acabando con el olor a pólvora del campamento del Frente 34 de las FARC. Cuando no son actividades culturales, futbol o voleibol lo que ocupa el tiempo de los guerrilleros, es el estudio el que toma lugar en el día a día de la guerrillerada que acude al aula de estudio diseñada en la cuenca del río Arquia.


La guerra entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) está llegando a su fin. Ahora los guerrilleros se preparan para “la construcción de paz desde los territorios, y eso requiere la formación de cada uno de los combatientes en el cambio de perspectiva en todas sus actividades y todos los niveles”, cuenta Benkos Biohó, uno de los comandantes del Frente 34 e integrante de la delegación de paz.

                                                  
El campamento del Frente 34 está ubicado en Vegaez, corregimiento del municipio de Vigía del Fuerte (Antioquia) que tiene previsto, en la vereda Vidrí, la instalación de una de las 20 Zonas Veredales Transitorias de Normalizacion (ZVTN) para la dejación de armas de la guerrilla durante su transformación en movimiento político y paso a la vida civil.

Sin embargo, por falta de planificación e incumplimiento del Gobierno, tal como ocurre con la mayoría de zonas veredales, el Frente 34 no ha podido desplazarse a su zona en Vidrí. “No está lista la infraestructura necesaria para el traslado a las zonas, algo que compete al nivel gubernamental por los compromisos contraídos para ello”, recuerda Biohó.


Los que sí están listos son los guerrilleros que, al ritmo de “no le pegue a la negra”, estudian, danzan y practican deporte. De la rebelión armada pasaron a la ‘Rebelión’ de Joe Arroyo, canción cuya coreografía la guerrillerada prepara insistentemente durante todo el día.


Aunque la amenaza del paramilitarismo es latente, y el asesinato de dirigentes sociales no cesa, en el campamento del Frente 34 se percibe que la confrontación armada con el Estado está finalizando.


Al abandonar Vegaez, a lo lejos, “no le pegue a la negra” sigue sonando como modo de tránsito de las FARC hacia la política sin armas. “Para las FARC lo que sigue es el desmonte del elemento armado y la construcción de la plataforma política que se requiere para la inserción en los espacios de la vida sin armas y para la transformación del país”, concluye Biohó.
12/26/2016

Publicar un comentario

[disqus][facebook][blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget