septiembre 2016
1ro de Mayo 4CongresoFEU 9 de Abril Abuso sexual ACASA AFP África agro Agropatía Alejandro Ordóñez Alexander Escobar Álvaro Leyva Álvaro Uribe Ambiente Amigos de la Paz Ana Maritza Ramírez Andrea Aldana Andrés Camacho Andrés Gil Andrés Rodas Ángela Suárez Patiño Angye Gaona Antonio García ANZORC APA Argentina Armando Palau Aldana Arte y Cultura Artistas por la paz Asamblea Constituyente Ascamcat ASTRACAVA Audios Barrial Bolivar Bolivia Buenaventura Buga Cabildo Abierto Cabildos Caldas Cali Campesinado y política agraria Caquetá Carlos Alberto Sánchez Collazos Carlos Gaviria Carlos Lozano Carlos Lugo Carlos Pedraza Carmen Elena Villacorta Carmen Rosa Aramburo Catatumbo Resiste Cauca CCVC Cenpaz Cesar César Gaviria Cese al fuego Chocó CIA Ciudades Claudia Julieta Duque Claudia Quintero COCCAM Comosopol COMUNES Conflicto territorial Congreso de los pueblos Congreso de paz CONPI Constituyente constituyente campesina Constituyentes Contagio Radio Contienda electoral Contra el Acuerdo 2034 coordinación campesina del valle del cauca Coordinadora Estudiantil Univalle COPAN COPAN extraordinario Corea del Norte Corrupción CPDH Cromatophoro Crónica Cuba Cumbre Agraria Cumbre por la paz Daniel Bajaña Daniel Coronell DAS David Albarracín David Escobar David Rabelo DEA Derechos Humanos Desaparecidos Diálogos de Paz Diana Jaramillo Diana María Rengifo Dilián Documentales Doris Rivera Doris Suárez Econoticias Eduardo Galeano Eduardo Pizarro Educación Educación y estudiantes EFE Ejército El Campo El Espectador Eliécer JIménez Julio ELN Enrique Santiago Enrique Santos Entrevistas Érika Ortega Sanoja Estado Islámico Estados Unidos Eva Golinger Evo Morales Falsos positivos Farc Fascismo Feliciano Valencia Fernanda Sánchez Jaramillo Fernando Vallejo festival de música campesina FEU FIPU Florida Formación Foro Social Urbano Alternativo y Popular Fotos Francisco Toloza Franco Vielma Fred Núnez Freddy Agudelo Frente Amplio Funuvida Garantías Políticas Giorgio Trucchi Gobierno Golpe de Estado Guacarí Guajira Guerra económica Haití Harold Ordoñez Hernán Durango Hip-Hop Horacio Duque Giraldo Huber Ballesteros Hugo Chávez Hugo Ramírez Burgos Huila Ignacio Ramonet implementación INCODER Indígenas y afros Indígenas y Campesinos Inernacional INPEC INSPP Internacional Intervencionismo IPC Irak Irán Israel IX Festival J. Marcos Jaime Garzón Jamundí Jan Farid Cheng Lugo Javier Giraldo Jeb Bush Jorge Enrique Botero Jorge Pretelt José Antonio Gutiérrez José Marulanda Jóvenes Juan G. Bermúdez Juan Sebastían Barragán Julian Asange Justice for Colombia Juventud Rebelde Kiko Gómez L'etincelle La Morada Feminista Larga vida a las mariposas Lazos de Dignidad Letincelle Libardo Orejuela Libertad de Prensa Liliany Obando Liseth Montero Lucas Carvajal Lucas Restrepo Orrego Lucía Aguirre Luis Alfonso Mena Luis Eduardo Jiménez Luz Betty Jiménez MANE Marcela Belchior Marcha Patriótica María Alejandra Rodas Marino Grueso Medios Medios de comunicación Meta México MIA Miguel Ángel Beltrán Misión Vedad Montajes judiciales Movice Movilizaciones Movimiento Carcelario Mujeres y género Nacional Carcelario Nagham Salman Nariño Natalia Springer Natalia Vinasco Naya Nazareth Balbás Noam Chomsky Noticias Noticias Paro Nacional Universitario Noticias Uno OEA ONU Opinión ORIVAC OTAN Pablo Borrero Pablo Catatumbo Pablo Serrano Página Popular Palestina Palmiguía Palmira Paola Fernández Paramilitarismo Paramilitarismo informático Paro Agrario Paro del Pacífico Paro Minero Paro Nacional Universitario Patoral Social Paz con Justicia Social Pazífico Noticias PCPV Pepe Mujica Piedad Córdoba Poder Ciudadano Pradera Prisioneros políticos Proactiva Proceso de Paz PUPSOC Putumayo Qantu Rapso Rastrojos Rebeca Rodríguez Recomendado Reconciliación Colombia REDDHFIC REMAP Renán Vega Resumen Latinoamericano Revista Semana Risaralda Rogelio Osorio Rompiendo Cadenas RPASur RT Rusia Sabores y Saberes Salomón Kalmanovitz Salud San Vicente del Caguán Sancocho Fest Sandra Castro Santiago Mayor Sara Leukos Semanario Voz Sentido Real Sevilla Siloé Silvia Arjona Silvio Rodríguez Sintradit Sintraemcali Sintraserviaseo Siria Smurfit Sputnik SUGOV Suyana Taser teleSUR Terrorismo de Estado Timoleón Jiménez TLC Trabajadores Transporte Tuluá TV Alternativa Bolivariana Unai Aranzadi UNAL Palmira Unasur UNICAUCA Unidad popular Unión Patriótica Univalle Univalle Palmira Universidad Libre UP USACA V Festival Valle del Cauca Veeduría Social Veedurías Venezuela VI Festival de Teatro Videos VII Festival Teatro WikiLeaks William Whitney Jr. Wilson Sánchez Yira Bolaños Yo te nombro Libertad ZRC

En medio de la lucha desigual con las grandes corporaciones mediáticas como RCN y Caracol, nos dedicamos a tomar aguardiente caqueteño y cerveza en las noches como terapia frente a la adversidad.

FIPU | FOTO: FARC

“Amigo periodista, no hay”, escuché en La Habana cuando en 2015 fui enviado por la Agencia de Prensa Alternativa (APA) a cubrir los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC. La frase provino de un amigo, quien terminó comprobándola al quedar en una situación incómoda por una pregunta que jamás me respondió mientras teleSUR transmitía en vivo y en directo, una pregunta que un amigo jamás haría. Días después, con Ron Santiago, amigo y respuesta quedaron solucionados.

Hace pocos días, la frase volvió al ataque. Enviado por la Federación de Prensa de los Pueblos (FIPU) a cubrir la X Conferencia de las FARC, llegué a los llanos del Yarí colombiano después de casi un día de viaje. Varios días más tendrán que pasar antes que pueda regresar a casa…

La conferencia es la última de las FARC con armas, y la primera donde la prensa tiene acceso. Entrevistas y búsquedas de primicias componen la cacería sin cuartel de cerca de 300 periodistas que llegaron a cubrir la despedida de la lucha armada de las FARC y su transición a partido o movimiento político. Algunos somos más tranquilos y, en medio de la lucha desigual con las grandes corporaciones mediáticas como RCN y Caracol, nos dedicamos a    tomar aguardiente caqueteño y cerveza en las noches como terapia frente a la adversidad.


En terapia me encontraba una de esas noches. Y por puro accidente terminé compartiendo mesa con “Robinson 22”, uno de los 24 prisioneros políticos de las FARC que el Gobierno autorizó para salir de la cárcel y asistir a la conferencia. Sin mayor esfuerzo, me encontraba con uno de los prisioneros que los medios buscaban para entrevistar.

A los pocos minutos compartíamos unas copas y hablábamos de su vida. Sin saberlo, había recurrido a una de las mejores herramientas del periodismo “investigativo”: el aguardiente y la cerveza, “donde amigo periodista, no hay”; y todo sin necesidad de entrevistarle.

De 22 años en la cárcel, 9 han sido en el calabozo

Solo hay una cárcel donde Robinson no ha estado recluido: la cárcel de Jamundí (Valle del Cauca). En 22 años de presidio, varios traslados injustificados, y otros producto de intentos de fuga casi logrados, lo llevaron a un recorrido por distintos centros penitenciarios donde hoy es reconocido como un líder que lucha por los derechos de los prisioneros, sin importar su condición política o social.

Paramilitarismo, violación de Derechos Humanos por parte del INPEC (Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario) y condiciones infrahumanas en las cárceles, son razones para que Robinson se rebele a diario recibiendo como castigo un acumulado de casi 9 años en el calabozo de los 22 que lleva preso. Huelgas de hambre y jornadas de desobediencia civil, son algunos tipos de protesta que lidera reclamando condiciones dignas para los prisioneros de Colombia, que mueren por falta de atención médica.

Pero Robinson no solo es reconocido en las cárceles colombianas. Integrante del Bloque Oriental de las FARC, también es admirado por la guerrillerada, especialmente por los jóvenes que no pararon de acercársele mientras dialogábamos lúdicamente. “Viejo Robinson, usted sabe que puede contar con las nuevas generaciones del Bloque Oriental pa’las que sean”, le dijeron durante toda la noche.

En cada oportunidad, el “viejo Robinson” siempre tomaba alguna foto para mostrar a sus compañeros de cárcel. Recuerdo una en especial. Nuestro corto presupuesto solo había alcanzado para unas cuantas cervezas. Pero a la hora de acomodar el set, tomamos todas las latas vacías de la mesa y adornamos la foto como si lleváramos varios días tomando. La foto que puede parecer tonta y de borrachos, es solo la necesidad de retratar la libertad en cualquier instante, o microsegundo.

Robinson todo lo hacía con intensidad, como un niño que está conociendo el sabor del licor, que está aprendiendo a mover el cuerpo para bailar, que grita mientras aprende a cantar. Verle es un renacer.

La cerveza se acaba. Y finalmente me recuerda que regresará a la cárcel para socializar las conclusiones que saldrán de la conferencia. También me dice que las FARC son una organización seria, que confía en sus comandantes y decisiones. Volverá a la cárcel el 25 de septiembre, ese es el compromiso con el Gobierno. Frente a su libertad, solo expresa que le gustaría quedarse, junto a sus compañeros, un día más en los llanos del Yarí.

La paz convertida en el rating de los grandes canales privados de comunicación es una tragedia similar al  rating que producen con el cubrimiento parcializado de la guerra. Paz o guerra, para estos medios, también es un negocio que vive de la ilusión de la primicia convertida en vómito.
FIPU | Fotos: Gustavo Montoya

La historia de los medios alternativos de comunicación es un acumulado de luchas en medio de las condiciones adversas que enfrentan para informar con sentido social, debido al monopolio de la información, tecnología de punta y grandes presupuestos de los canales privados.

En la X Conferencia de las FARC, lo anterior es reflejo de la continuidad de esa lucha. Canales como Caracol y RCN con transmisión satelital, y los medios alternativos, que invirtieron hasta sus últimos recursos para desplazarse hasta los llanos del Yarí colombiano, es sinónimo de esa lucha desigual, donde los altos costos del servicio de internet en la zona son una limitante para publicar información.

Pero lucha es lucha, y los periodistas alternativos siguen firmes en el cubrimiento, así algunos tengan un presupuesto insuficiente para sus gastos.

Mucho material listo para ser publicado he conocido durante estos dos días que completa la conferencia guerrillera, pero que solo verá la luz al terminar el evento, cuando cada medio regrese a su lugar de residencia, ya sea en alguna ciudad colombiana o país de origen.

La paz convertida en rating por los grandes canales privados de comunicación, es una tragedia similar al rating que producen con el cubrimiento parcializado de la guerra. Paz o guerra, para estos medios, que imprimen un sesgo ideológico a la información, también es un negocio que vive de la ilusión de la primicia convertida en vómito, e imposición económica sobre la prensa alternativa que se las ingenia para no perder la batalla y dar golpes contundentes de credibilidad y dignidad.

Cubrir la X Conferencia de las FARC representa la continuidad de esa guerra que se manifiesta en el trato dado a la información por los grandes medios que se encargaron de prolongar la guerra con sus discursos de odio, así como con el cubrimiento parcializado del desarrollo del conflicto y las causas sociales no resueltas que provocaron los alzamientos armados en el país.

No importa cuántas veces las grandes cadenas informativas repitan la palabra “paz”, para los medios alternativos esto significa una agudización de la guerra representada en la carencia de justicia social y los crímenes de Estado que continuarán ocultándose bajo cortinas de humo fabricadas en contextos de paz o guerra.

Sabemos la importancia de poner fin al conflicto armado en Colombia con la guerrilla de las FARC, y lo necesario de refrendar los acuerdos de paz de La Habana para avanzar hacia la justicia social. De igual modo somos conscientes que la paz es otra fase de la guerra que apunta a otros escenarios: a los territorios mentales, donde manipulan aquello que llamamos “la opinión pública” hasta generar una política de odio contra los movimientos sociales y, ahora, contra los las FARC como movimiento político que tendrá que enfrentar el fascismo mediático.

A continuación, la nota de las 8:30 de la mañana, publicada tan solo ahora luego de superar problemas técnicos en la zona:


¡Alerta Camarada!, empezó segundo día de conferencia guerrillera

Con masiva presencia de periodistas de distintos países, Iván Márquez, integrante del secretariado de las FARC, con un balance abrió el segundo día de la X Conferencia de esta organización guerrillera. “La conferencia ha resultado un suceso extraordinario”, afirmó Márquez.

Pero antes del balance, o en otras palabras, antes del amanecer, la noche del sábado retumbó de alegría con la descarga musical de Alerta Camarada, agrupación de letras rebeldes que contó con la colaboración en tarima de músicos de las FARC, artistas guerrilleros que también cantaron enfocando un horizonte de justicia social para continuar luchando en sus vidas, aunque ahora sin armas.

Alerta Camarada dejó a periodistas y guerrilleros con un entusiasmo reflejado en la mañana de este domingo al escuchar al comandante guerrillero.

En la conferencia se están trabajando 30 tesis “referidas fundamentalmente a los acuerdos de La Habana. Esas 30 tesis recogen todo lo que hemos convenido (entre Gobierno y FARC). Es como una explicación a los guerrilleros, dijo Marquez, quien añadió que los acuerdos de La Habana están recibiendo un respaldo general por los guerrilleros

El evento, que ya cuenta con más de 250 periodistas, se extenderá hasta el 23 de septiembre en los llanos del Yarí colombiano, en éste los guerrilleros buscan aprobar los acuerdos logrados entre Gobierno y FARC para la terminación del conflicto armado, y definirán su tránsito a movimiento político después de dejar las armas.

“Dirigimos la mirada hacia el futuro sobre cómo vamos a funcionar en adelante, cómo va a ser ese movimiento político, apenas hemos dados esos primeros trazos…”, manifestó el líder guerrillero.

PIA / FIPU / Cubrimiento Especial

Organizaciones sociales, populares, sindicales y comunitarias en el Valle del Cauca, marcharon para reafirmar su apoyo a los acuerdos de paz  entre el gobierno nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia –Ejército del Pueblo.

Con la esperanza de construir un país mejor para el pueblo colombiano más de 4.000 vallecaucanos salieron a marchar en la mañana del miércoles 14 de septiembre por las principales calles de la sucursal del cielo con la consigna Sí a la paz.

“Después de tantos años de guerra, llegó la hora de apostarle a la paz, de darle esa oportunidad a este nuevo amanecer, está en manos de nosotros en la ciudades, en los territorios indígenas, en el campo,  apostarle al sí para nuestros niños, niñas y jóvenes” expresó Juan Carlos Chindicue, indígena del pueblo nasa. 



A la convocatoria realizada por el comité de impulso del Sí al plebiscito a nivel nacional, acudieron maestros, estudiantes, organizaciones sociales, sindicales y populares, “nos hemos dado cita para decirle Sí  a los acuerdos de La Habana, para invitar a la ciudadanía caleña a construir un futuro de felicidad, de esperanza de bienestar y de paz, para todos y todas” sostuvo el dirigente de Marcha Patriótica James Iván Larrea. 
La movilización  terminó en la plazoleta de la Gobernación con un acto político y cultural, en el que  la sobreviviente y dirigente de la Unión Patriótica Aida Avella resaltó la importancia de estos acuerdos “hace 30 años se nos escapó esta posibilidad, no podemos perderla nuevamente, esta generación, los que están naciendo hoy, los que nacerán mañana, tienen derecho a contar los cuentos de la paz y no los cuentos de la guerra como nos tocó a nosotros, todos podemos contribuir a que efectivamente se puedan acallar los fusiles”.



El 2 de octubre será el día en donde los colombianos tendrán que responder la pregunta que marcará un nuevo rumbo para Colombia, ¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?
“Está en manos del pueblo colombiano la finalización de la guerra que por más de cincuenta años ha llenado de sangre y sufrimiento los campos y ciudades del país, la jornada de hoy es una muestra del apoyo de las comunidades a ese proceso desarrollado en la Habana”  nos dice James Larrea, vocero de Marcha Patriótica. 


Colectivo de Comunicaciones “El Parlante”

Alzamientos armados provocados por la desigualdad e injusticia, así como la lucha popular, son temas visibles gracias al trabajo de los medios alternativos y el periodismo independiente.


No solo los grandes medios cubren los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC. Además está la APA, la Agencia de Prensa Alternativa de Colombia con corresponsales en Cuba y el territorio colombiano, listos para informar con sentido social y con una producción de calidad –así no se cuente con un gran presupuesto.

“Nosotros no contamos con la misma cuestión económica de los grandes medios. A niveles técnicos yo creo que contamos con lo básico. Si tuviéramos mucho más, pues sería maravilloso. Nosotros contamos con lo básico: estamos el camarógrafo, estoy yo, y entre los dos hacemos un trabajo realmente importante, y un buen trabajo con calidad”, afirma Paula Rodríguez, periodista de APA.

Gracias a la prensa alternativa vemos la cara de la guerra que los medios tradicionales ocultan: alzamientos armados provocados por la desigualdad e injusticia, así como la lucha popular, son temas visibles gracias al trabajo de los medios alternativos y el periodismo independiente.




Para la periodista, “los medios alternativos han sido los protagonistas en el cubrimiento del conflicto en las zonas a donde los medios tradicionales, por lo general, no llegan, o cuando llegan es a tergiversar la verdad". Y agrega: "los medios alternativos hemos jugado un papel importante en visibilizar esas problemáticas que se han presentado en todas las regiones de nuestro país”.

Y es en las regiones donde la paz exige justicia social, única forma de poner fin a la guerra de la mano de organizaciones populares, sociales y políticas que trabajaron para que Gobierno y FARC lleguen a un acuerdo de paz.

“Hemos difundido cosas que realmente muy poca gente conoce. También hemos contado el papel de las organizaciones sociales y de los movimientos políticos que han jugado en la construcción de la paz. Por eso nosotros informamos para la paz, mostrando las realidades de las regiones, pero también mostrando los trabajos que se hacen desde las diferentes organizaciones”, manifiesta Rodríguez.

El enfoque dado a la información es fundamental para entender el trabajo de los medios alternativos que también construyen paz y país, respondiendo a la guerra informativa que las grandes cadenas de comunicación impusieron para alejarnos de la paz y la justicia social.

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget