2017
1ro de Mayo 4CongresoFEU 9 de Abril Abuso sexual ACASA AFP África agro Agropatía Alejandro Ordóñez Alexander Escobar Álvaro Leyva Álvaro Uribe Ambiente Amigos de la Paz Ana Maritza Ramírez Andrea Aldana Andrés Camacho Andrés Gil Andrés Rodas Ángela Suárez Patiño Angye Gaona Antonio García ANZORC APA Argentina Armando Palau Aldana Arte y Cultura Artistas por la paz Asamblea Constituyente Ascamcat ASTRACAVA Audios Barrial Bolivar Bolivia Buenaventura Buga Cabildo Abierto Cabildos Caldas Cali Campesinado y política agraria Caquetá Carlos Alberto Sánchez Collazos Carlos Gaviria Carlos Lozano Carlos Lugo Carlos Pedraza Carmen Elena Villacorta Carmen Rosa Aramburo Catatumbo Resiste Cauca CCVC Cenpaz Cesar César Gaviria Cese al fuego Chocó CIA Ciudades Claudia Julieta Duque Claudia Quintero COCCAM Comosopol COMUNES Conflicto territorial Congreso de los pueblos Congreso de paz CONPI Constituyente constituyente campesina Constituyentes Contagio Radio Contienda electoral Contra el Acuerdo 2034 coordinación campesina del valle del cauca Coordinadora Estudiantil Univalle COPAN COPAN extraordinario Corea del Norte Corrupción CPDH Cromatophoro Crónica Cuba Cumbre Agraria Cumbre por la paz Daniel Bajaña Daniel Coronell DAS David Albarracín David Escobar David Rabelo DEA Derechos Humanos Desaparecidos Diálogos de Paz Diana Jaramillo Diana María Rengifo Dilián Documentales Doris Rivera Doris Suárez Econoticias Eduardo Galeano Eduardo Pizarro Educación Educación y estudiantes EFE Ejército El Campo El Espectador Eliécer JIménez Julio ELN Enrique Santiago Enrique Santos Entrevistas Érika Ortega Sanoja Estado Islámico Estados Unidos Eva Golinger Evo Morales Falsos positivos Farc Fascismo Feliciano Valencia Fernanda Sánchez Jaramillo Fernando Vallejo festival de música campesina FEU FIPU Florida Formación Foro Social Urbano Alternativo y Popular Fotos Francisco Toloza Franco Vielma Fred Núnez Freddy Agudelo Frente Amplio Funuvida Garantías Políticas Giorgio Trucchi Gobierno Golpe de Estado Guacarí Guajira Guerra económica Haití Harold Ordoñez Hernán Durango Hip-Hop Horacio Duque Giraldo Huber Ballesteros Hugo Chávez Hugo Ramírez Burgos Huila Ignacio Ramonet implementación INCODER Indígenas y afros Indígenas y Campesinos Inernacional INPEC INSPP Internacional Intervencionismo IPC Irak Irán Isabel López Obando Israel IX Festival J. Marcos Jaime Garzón Jamundí Jan Farid Cheng Lugo Javier Giraldo Jeb Bush Jorge Enrique Botero Jorge Pretelt José Antonio Gutiérrez José Marulanda Jóvenes Juan G. Bermúdez Juan Sebastían Barragán Julian Asange Justice for Colombia Juventud Rebelde Kiko Gómez L'etincelle La Morada Feminista Larga vida a las mariposas Lazos de Dignidad Letincelle Libardo Orejuela Libertad de Prensa Liliany Obando Liseth Montero Lucas Carvajal Lucas Restrepo Orrego Lucía Aguirre Luis Alfonso Mena Luis Eduardo Jiménez Luz Betty Jiménez MANE Marcela Belchior Marcha Patriótica María Alejandra Rodas Marino Grueso Medios Medios de comunicación Meta México MIA Miguel Ángel Beltrán Misión Vedad Montajes judiciales Movice Movilizaciones Movimiento Carcelario Mujeres y género Nacional Carcelario Nagham Salman Nariño Natalia Springer Natalia Vinasco Naya Nazareth Balbás Noam Chomsky Noticias Noticias Paro Nacional Universitario Noticias Uno OEA ONU Opinión ORIVAC OTAN Pablo Borrero Pablo Catatumbo Pablo Serrano Página Popular Palestina Palmiguía Palmira Paola Fernández Paramilitarismo Paramilitarismo informático Paro Agrario Paro del Pacífico Paro Minero Paro Nacional Universitario Patoral Social Paz con Justicia Social Pazífico Noticias PCPV Pepe Mujica Piedad Córdoba Poder Ciudadano Pradera Prisioneros políticos Proactiva Proceso de Paz PUPSOC Putumayo Qantu Rapso Rastrojos Rebeca Rodríguez Recomendado Reconciliación Colombia REDDHFIC REMAP Renán Vega Resumen Latinoamericano Revista Semana Risaralda Rogelio Osorio Rompiendo Cadenas RPASur RT Rusia Sabores y Saberes Salomón Kalmanovitz Salud San Vicente del Caguán Sancocho Fest Sandra Castro Santiago Mayor Sara Leukos Semanario Voz Sentido Real Sevilla Shameel Thair Silva Siloé Silvia Arjona Silvio Rodríguez Sintradit Sintraemcali Sintraserviaseo Siria Smurfit Sputnik SUGOV Suyana Taser teleSUR Terrorismo de Estado Timoleón Jiménez TLC Trabajadores Transporte Trata de personas Tuluá TV Alternativa Bolivariana Unai Aranzadi UNAL Palmira Unasur UNICAUCA Unidad popular Unión Patriótica Univalle Univalle Palmira Universidad Libre UP USACA V Festival Valle del Cauca Veeduría Social Veedurías Venezuela VI Festival de Teatro Videos VII Festival Teatro WikiLeaks William Whitney Jr. Wilson Sánchez Yira Bolaños Yo te nombro Libertad ZRC

Una paz que se olvida del cine, es una paz que abandona su memoria, y de igual manera deja de contar su historia. Colombia es un espejo de esa tragedia. Aunque hay trabajos importantes, lo cierto es que su historia no ha sido contada a través del cine.

Para no pasar por alto esta tragedia, durante varios días la directora de cine Ana González permaneció en la zona veredal de La Elvira, ubicada en el municipio de Buenos Aires en el departamento del Cauca, donde excombatientes de las FARC transitan a la vida política, social, económica y cultural del país.

“El cine siempre va hacia el lado de la academia o el lado del entretenimiento, pero nunca va a los lugares a donde se tienen que contar las historias y a donde se tiene que crear un archivo de esto”, explica la directora.



Varios proyectos adelanta la joven cineasta: el ‘Cine club mujeres empoderadas, mujeres cineastas’, el ‘Taller de correspondencias laboratorio cinematográfico’, y el ‘Cine como arma revolucionaria’, son algunos de los trabajos con los que viaja, siempre acompañada de la Muestra Internacional ‘Mujeres, subversión en la imagen experimental en movimiento’. Todos sus proyectos están enfocados a la construcción de archivo audiovisual y fortalecimiento de la memoria.

“Aquí, en la zona veredal (de la Elvira) tienen muchísimo archivo y tienen muchísimas historias que contar, tienen una memoria que los medios de comunicación están invisibilizando; los medios de comunicación, la pedagogía, el mismo Gobierno está negando que ellos y ellas cuenten sus historias. Entonces es súper importante que las personas tengan un acceso a esa información y un acceso a ese conocimiento”.

Mientras estuvo en la zona, Ana viajó y caminó por el territorio desarrollando actividades en veredas y corregimientos, sin dejar de lado otro de los objetivos de su trabajo: recuperar la memoria e importancia de la mujer en la historia del cine y la sociedad. Por ello nunca olvida a Alice Guy, primera directora de cine que, en abril de 1896, con su película El Hada de las Coles, dio vida al cine de ficción. Sin embargo, su nombre, al igual que el de otras mujeres, estuvo desaparecido de la historia.

“A las mujeres nos ven como madres, como hijas, pero nunca como artistas, como creadoras, como directoras, como eso… Siempre estamos invisivilizadas. Las mujeres no ocupamos una cuota dentro de la historia, y nunca nos quieren poner dentro de los libros y en ese tipo de cosas”.

Gracias al cine, comunidades y excombatientes de la guerrilla compartieron experiencias y saberes. Yuheni Izquierdo, exguerrillera de las FARC, cuenta cómo conoció a Ana.

“Cuando yo me encontré a Ana, ella me comentó que trabajaba con mujeres, sobre todo defendiendo los derechos, mostrando que hay una forma de ver el cine también para articular en los territorios. Y eso me llamó la atención. Y como yo siempre he estado haciendo lo mismo, avanzando con las mujeres de los territorios, me pareció que teníamos unas ideas muy particulares”, recuerda Yuheni.

Las FARC ahora convertido en partido político, como Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, igualmente enfocan su trabajo hacia la cultura y en realizar pedagogía sobre el Acuerdo de Paz. Implementando cine-foros en veredas y corregimientos adelantan actividades con las comunidades para defensa de los acuerdos que hoy el Gobierno incumple.

En las FARC, manifiesta Yuheni, “siempre hemos pensado que es importante que sigamos produciendo esos cine-foros que sirven como forma de enseñanza didáctica, que por medio de ellos podemos impulsar y articular el proceso de las mujeres en los territorios”.

Durante varios días las imágenes en movimiento fueron detonante de ideas y resistencias para comunidades y excombatientes que, ahora, también son comunidad. Con experiencias, nostalgias, alegrías y afectos inesperados el cine sacudió sus vidas.

Para Yuheni, las experiencias con el cine le enseñaron “que hay otra arma más potente para mostrarla a los territorios que se puede hacer por medio de un celular, para grabar en una cámara; o sea, que no lo desconocíamos pero que juntas hemos intercambiados saberes y es muy atesorable”.

Ana González, también expresa cómo la afectó la experiencia:

“Para mí fue también súper poderoso encontrar más mujeres en las resistencias y en las luchas, sobre todo con Yuheni encontrar una mujer que ha pasado por diferentes cosas que deja una guerra y que, a pesar de eso, es una persona valiente que todavía sigue luchando y que tiene la sororidad, tiene la sororidad en el sentido de que se articula con otra mujer y más mujeres para hacer cambios entre nosotras mismas”.

Es claro que hoy el cine además debería sacudirnos al saber que las FARC cumplieron al dejar las armas, mientras el Gobierno incumple los puntos del Acuerdo de Paz y permite que el paramilitarismo asesine a líderes sociales y excombatientes. 

¿Saldará el cine colombiano su deuda con la memoria, con la historia del país, y documentará oportunamente estos hechos? Es momento que la imagen salga de la quietud y recobre el movimiento en favor de la vida y derrote al silencio, esa petrificación cómplice de quienes se vendieron a la infamia y censura de un modelo político y económico que impone solo muerte y miseria 

Por: Alexander Escobar

Mi llegada al mundo de la prensa alternativa pasó por la literatura, el cine, el teatro y la política, una mezcla de situaciones donde se empieza escribiendo poesía, cuentos, ensayos y manifiestos, a la vez que se milita en el movimiento universitario.

Bajo ese influjo de experiencias, lo que en un momento fue poesía se convirtió en comunicados, luego en edición de videos y, finalmente, en documentales, hasta que de esa amalgama terminé mutando en periodista.

Poco queda de cine y literatura que no sean tertulias, amanecidas y licor. Pero no se puede ser desagradecido. Artículos como ‘Danilo alias Danilo: ¡Qué guion tan malo!’, ‘Sin entrevistar a Robinson 22 en la X Conferencia de las FARC’ y documentales como ‘Memoria y dignidad campesina’, son producto de esas renuncias, o bellos aplazamientos que nunca duermen (o dejan dormir).

Sin embargo, no todo es de agradecer. La verdad es que no soporto viajar. Y evadir viajes no me está permitido. De modo que cubrir los diálogos de paz entre el Gobierno y las FARC en La Habana y, ahora, llegar hasta Quito para cubrir los diálogos que se desarrollan con el ELN, no admiten duda ni cancelación de vuelos.

Esta vez llegué a Quito convocado por la Federación Internacional de Prensa de los Pueblos (FIPU). Llegué dominado por el veneno: asqueado del vomito de los televisores y la sociedad que acude a la anestesia de sus pantallas, mientras contamos nuestros muertos y los sepultamos en medio de la bulla estéril de las redes sociales.



Llegué para realizar unas pocas preguntas, atravesadas por la amargura de la muerte, el paramilitarismo y una sociedad condenada a la infamia y estupidez por los medios de comunicación. Las preguntas fueron consignadas a la delegación de paz del ELN el 19 de agosto; y ahora quedan también abiertas, más que para encontrar respuestas, para abrir el debate con un pesimismo liberador que conlleve a la paz con justicia social y derrote, algún día, al terrorismo de Estado y a los verdugos perpetuados en el poder.

Por: Alexander Escobar

Este lunes culminó el Encuentro Internacional ‘Periodismo que Transforma’, organizado por la Federación Internacional de Prensa de los Pueblos (FIPU) que, durante tres días, reunió a 16 medios de comunicación en la ciudad de Quito (Ecuador).

Durante el encuentro, los medios discutieron sobre el papel que juegan en la construcción de paz y entrevistaron a la delegación del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que dialoga en Quito con el Gobierno colombiano para poner fin a una guerra de más de 50 años.

Ver: ELN responde: ¿Habrá un buen Acuerdo de Paz con el Gobierno?

En carta abierta, la delegación del ELN saludó el encuentro e invitó a los medios a participar activamente del proceso de paz en temas como la democratización de los medios de comunicación.

“La Mesa de Diálogos instalada en Quito entre el ELN y el Gobierno tiene como aspecto central del proceso la participación de la sociedad, base imprescindible para construir un acuerdo de paz y transformaciones. Atentos a las instancias de debate que se vienen dando sobre el tema, creemos que las demandas en torno a la democratización de la comunicación deben ser parte de estas discusiones”, escribió el ELN.



Por su parte, los medios vieron como un aspecto positivo la invitación y reafirmaron el compromiso de trabajar por la paz del país. Sin embargo, se mostraron preocupados porque se está dialogando en medio de acciones militares que crean un ambiente peligroso para el proceso de paz. A través de un comunicado llamaron a Gobierno y ELN a declarar un cese al fuego bilateral

“Hacemos un llamado a las partes para que adelanten acciones de desescalamiento del conflicto y construcción de confianzas, y en gesto de voluntad de paz en el marco de la visita del Papa Francisco a Colombia, se firme un cese al fuego bilateral como acto humanitario en favor de la vida y que mejorará sustancialmente las condiciones para continuar el proceso de paz”, expresa el documento.

Al concluir el encuentro, el comité organizador dio un balance positivo y mostraron su disposición a continuar generando espacios para que el periodismo pueda trabajar por la paz del país.

“Le pusimos rostros a los medios: vinieron los periodistas, se conocieron entre ellos, se crearon lazos emocionales y profesionales. Entonces, la evaluación de los medios fue muy positiva, todos muy contentos, muy comprometidos y agradecidos por este esfuerzo”, concluyó Alejandro Toro de la FIPU.

Redacción REMAP / Foto: Gustavo Montoya


A continuación, reproducimos el comunicado del encuentro:

Medios de comunicación llamamos al cese al fuego bilateral entre Gobierno y ELN

Medios de comunicación y periodistas nos dimos cita en Quito (Ecuador) en el marco del Encuentro Internacional “Periodismo que Transforma”, organizado por la Federación Internacional de Prensa de los Pueblos (FIPU), para discutir sobre el aporte de los medios de comunicación a la construcción de la paz de Colombia y conocer los avances y dificultades que afronta el proceso de paz entre el Gobierno y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Hacemos un llamado a las partes para que adelanten acciones de desescalamiento del conflicto y construcción de confianzas, y en gesto de voluntad de paz en el marco de la visita del Papa Francisco a Colombia, se firme un cese al fuego bilateral como acto humanitario en favor de la vida y que mejorará sustancialmente las condiciones para continuar el proceso de paz.

De igual manera, en respuesta a la carta abierta de la delegación de paz del ELN, enviada al Encuentro, reconocemos como un hecho positivo que se propongan espacios de discusión futuros sobre el quehacer de los medios de comunicación en la construcción de la paz y reafirmamos nuestra disposición a trabajar en ese sentido.

Ciudad de Quito, agosto 20 de 2017 

Medios firmantes: Con la Oreja Roja | Contravia.tv | Análisis Urbano | Revista Hekatombe | Red de Medios Alternativos y Populares (REMAP) | Periferia Prensa Alternativa | Contagio Radio | Revista Generación Paz | La Plena - Prensa Alternativa y Popular del Caribe | Revista Lanzas y Letras | La Barra Espaciadora | Zona Pública | Trochando Sin Fronteras | Federación Internacional de Prensa de los Pueblos (FIPU)

Este sábado, la delegación de paz del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que dialoga en Quito (Ecuador) con el Gobierno colombiano para alcanzar un acuerdo de paz, habló de la posibilidad de un cese al fuego bilateral que podría formalizarse con la llegada del Papa Francisco a Colombia, prevista para el 6 septiembre.

“En la Mesa (de diálogo con el Gobierno) el ELN está haciendo el máximo esfuerzo porque acordemos un cese al fuego bilateral temporal que, además de cesar los fusiles durante un tiempo, genere unos alivios humanitarios para la población”, explicó Aureliano Carbonell de la delegación de paz del ELN.

Leer: Cese al fuego entre Gobierno y ELN dicen los medios

Sin embargo, ante la posibilidad de no llegarse a materializar un acuerdo de cese al fuego con el Gobierno, el grupo insurgente manifestó que estudiaría las condiciones que permitieran declararlo de forma unilateral.

“Vamos a luchar en la Mesa hasta donde sea necesario por lograr este acuerdo. Si eso no es posible, el ELN valora la posibilidad de mirar si es viable un cese unilateral del fuego y en qué condiciones sería”, afirmó Consuelo Tapias de la delegación de este grupo insurgente. 

Ver: ELN responde: ¿Habrá un buen Acuerdo de Paz con el Gobierno?

Las declaraciones se dieron en el marco del II Encuentro de la Federación Internacional de Prensa de los Pueblos (FIPU) que inició este jueves en Quito y se extenderá hasta el 21 agosto, donde distintos medios alternativos discuten sobre la democratización de los medios de comunicación y su aporte a la paz de Colombia.

Por: Alexander Escobar


Informe especial desde Quito

Este fin de semana, REMAP trabajó con el Comité de Jóvenes de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca (Astracava) de la subdirectiva Buga. Con entusiasmo vimos el florecimiento de una nueva legión de comunicadores populares que, desde montañas y trochas, y su fiel transporte de cuatro patas, llegaron hasta la vereda San Agustín del corregimiento El Salado para conformar el equipo de comunicaciones que se prepara para la guerra mediática.

Discusiones sobre el papel que los medios de comunicación juegan en la guerra, y la importancia de consolidar medios de comunicación alternativa y popular para la paz con Justicia social, fueron algunos de los temas tratados junto a talleres introductorios de periodismo escrito y fotografía.

De esta manera en zona rural de Buga estos jóvenes conformaron el equipo de comunicaciones que ya se trazó metas enfocadas a visibilizar las problemáticas del campo y los logros frutos de la lucha campesina, de igual modo que se plantean preservar la cultura campesina y trabajar por la implementación del Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno y las FARC.

Redacción REMAP

Hace mucho tiempo he escuchado de la lucha de varias personas por no dejar desaparecer del Hospital Departamental Tomas Uribe Uribe de Tuluá y de la crisis económica que padece. He sabido sobre los meses de retraso en el pago a sus trabajadores y de las largas horas laborales. Nunca había tenido que acudir a este sitio para recibir atención médica y allí me puso la vida.

Merece relevancia la valentía de quienes allí trabajan, personal de aseo, de alimentación, enfermeras, enfermeros, médicos que son con quienes me crucé en una semana de hospitalización, laboran con amor, ponen a los días una buena cara a pesar de la falta de pago y las precarias condiciones en las que trabajan. Aplaudo esta resistencia y valor, agradezco.

En Colombia nos hemos acostumbrado a la corrupción, la violencia, la injusticia. Nos habituamos a pagar costosamente la salud, la educación, la alimentación, la vivienda, los servicios públicos, se nos volvió paisaje que las administraciones públicas estén manejadas –en su mayoría- por corruptos y todo esto nos es indiferente, yo por ejemplo tenía que estar una semana hospitalizada para pensar sobre la situación de esta entidad y preguntarme ¿dónde está el dinero que debía ser invertido en este hospital? ¿Qué ha pasado con anteriores administraciones para que esté en tan regulares condiciones? ¿Por qué el Estado no obliga a las EPS a pagar las deudas que tienen con los hospitales y clínicas? 


Emssanar le adeuda al centro asistencial $4.000 millones; Coomeva, $3.000 millones y la Nueva EPS, $1.400 millones, lo que ha hecho que el déficit del hospital en estos momentos se acerque a los $25.000 millones. (http://www.elpais.com.co/valle/empleados-del-hospital-tomas-uribe-uribe-de-tulua-protestan-por-falta-de-pago.html)

La Gobernadora del Valle del Cauca ha realizado un apoyo significativo para preservar el Hospital (como ejemplo, ver contrato SSD_1170_2017 en la página de SECOP I por $3.774.597.840) es necesario que toda la comunidad, no solo los trabajadores, hagamos veeduría de estos recursos.

El actual gerente, el  señor Felipe José Tinoco lleva poco tiempo y recibió el hospital en ruinas, sé que se pasa por las instalaciones del hospital, sabrá que actualmente un paciente está una semana con las mismas sábanas porque no hay más, los cuartos de hospitalización cirugía -por ejemplo- tiene ventanas sin vidrios o vidrios rotos, cortinas ajadas, camas peladas, mesas oxidadas, baños sin tapa y en visibles condiciones de mal higiene, dos sanitarios y una ducha para más de veinte pacientes, paredes sucias…  no sigo para no extenderme. Hay que señalar la fractura económica y administrativa en que lo dejaron diferentes EPS y administraciones anteriores- a todo esto, llamo “despojos de hospital”, años de abandono y de saqueo, pero, como lo mencioné anteriormente, recursos sí se le han girado y no pocos.


En los comunicados de prensa el doctor Tinoco nos cuenta buenas noticias, pero no nos dice, por ejemplo, que una ambulancia del Hospital, después de transportar un paciente remitido a Cali, fue llevada a los patios de tránsito de esa ciudad porque no tenía la técnico-mecánica (una ambulancia que está además en regulares condiciones). Afirma también que no se va a privatizar el Hospital, pero ya la droguería del mismo lo maneja “Clínica Colombia ES” de Cali. Me gustaría saber también si el gerente se queda dos meses sin sueldo y si labora 18 horas y más como el personal sub contratado.

Hago un llamado a la actual administración del Hospital, la inversión que se está haciendo en infraestructura es importante, pero sin el personal de salud con el que cuenta, este no podría funcionar, la calidad de vida de las y los trabajadores debe ser prioridad y las condiciones básicas de atención a los usuarios también. Debe, por esto mismo, revisar la manera como se están llevando a cabo esas obras, en la zona de pediatría –por ejemplo- hay contaminación a causa ello.


Llamo a la comunidad, defendamos todas y todos el Hospital Tomas Uribe Uribe de Tuluá, hagamos veeduría de los recursos que se han destinado para la recuperación del mismo y cuidemos de que siga siendo Público, con las inversiones que se le están haciendo en infraestructura es posible que ya no lo cierren, pero es probable que deje de ser Público y si eso sucede, comunidades vulnerables de muchos Municipios del Valle del Cauca se quedan sin el Hospital Corazón de la Región.

Notas




Del 5 al 7 de agosto se realizó en el corregimiento Bolo Blanco del municipio de Pradera (Valle del Cauca) el XII Encuentro de Sabores y Saberes Campesinos. Revívalo con la música del grupo Interación Campesina, ganadores del VI Concurso de Música Campesina realizado en el Encuentro.



XII ENCUENTRO DE SABORES Y SABERES
Por la paz de la nación, a luchar por la implementación

Representantes de comunidades campesinas, indígenas, afrocolombianas, urbanas, barriales, juveniles, estudiantiles, de mujeres del campo y la ciudad, de trabajadores y obreros y en general de sectores populares del Valle del Cauca, Cauca, Risaralda y Nariño, en el que participaron intelectuales de Colombia, Chile, España, Francia y Estados Unidos, representantes de la Secretaría de Paz y Convivencia Territorial de la Gobernación del Valle del Cauca, nos reunimos los días 5, 6 y 7 de agosto en las intrincadas y fértiles montañas de la vertiente occidental de la cordillera central, en el corregimiento Bolo Blanco, municipio de Pradera en el XII Encuentro de Sabores y Saberes Campesinos.

Por primera vez excombatientes de las FARC-EP participaron en un encuentro de sabores y saberes, fueron recibidos unánimemente con respeto, felicitaciones y alegría por el difícil pero importante paso que dieron de pactar un acuerdo de paz con el Estado Colombiano para dar fin a un cruento conflicto armado de 53 años de duración; por tanto, entendemos el XII Encuentro como un primer escenario de reconciliación hacia el logro de una Colombia amplia y pluralista respetuosa de la paz y de la vida.

Después de intercambiar sabores, saberes, semillas, palabras, ideas, sueños, alegrías, cantos, narrativas, experiencias de vida y lucha; después de deliberar colectivamente en el escenario de la constituyente campesina como el terreno fértil del poder popular, declaramos públicamente nuestro compromiso irrenunciable a continuar luchando por la implementación del Acuerdo final de Paz, suscrito entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP.

La lucha por la paz es un campo de disputa reconocido por los participantes, por lo cual iniciamos la preparación hacia un proceso de movilización popular en defensa de lo pactado en La Habana y en respaldo a la mesa de diálogo de Quito – Ecuador con la insurgencia del ELN.

Nos pronunciamos en defensa de los territorios y el fortalecimiento de las organizaciones y la unidad campesina, agraria y popular; paz, organización, unidad y territorios se constituyen en garantía para edificar justicia social que permitirá la realización integral de las históricas aspiraciones del campesinado y de los sectores populares.

Los mandatos aprobados y declarados colectivamente en el ejercicio asambleario de todas las delegaciones, consensuaron en la urgencia de alcanzar la unidad entre los pueblos agrarios y urbanos y dirimir de la mejor manera los conflictos territoriales como expresión de la diversidad cultural, de soberanía popular y como mecanismo para frenar el asedio de las pretensiones extractivistas del capital transnacional.

Los mandatos señalaron la importancia de avanzar decididamente en la democracia directa y la participación efectiva y vinculante en la gestión pública municipal y territorial, espacio donde las decisiones de la comunidad se incorporen decididamente a las políticas públicas; de participar activamente en el proceso electoral de 2018 para presidencia y congreso con la bandera de la implementación del acuerdo, la lucha contra la corrupción, el fortalecimiento, ampliación y profundización de la democracia, por el empleo digno, por salud, educación e inversión para las comunidades, como también por la concreción del pacto político departamental y nacional que saque de una vez y para siempre las armas de la política.

Las mujeres manifestaron su papel fundamental en la edificación de la vida campesina y su concurso libertario de hilar creativamente los lazos territoriales. El fortalecimiento de la economía campesina y la construcción de relaciones reciprocas entre el campo y la ciudad se constituyeron en el centro de las tareas a emprender a mediano y largo plazo.

La asamblea formalizó y le confirió legitimidad y autoridad a la “Guardia Campesina” del Valle del Cauca que, siendo parte de las Juntas de Acción Comunal del municipio, apoyarán labores preventivas y de defensa de las comunidades, junto a otras organizaciones apoyarán la defensa y protección de los derechos humanos, serán mecanismo aportante en la resolución de conflictos en los territorios por la vía de la conciliación y el dialogo útil.

El mandato exhorta a todo el campesinado a considerar las Zonas de Reserva Campesina, como una figura territorial legitima que permite la realización integral de la vida campesina. El agua fue declarada bien común de las comunidades y se le dijo no a la minería, no a la corrupción y se rechazó la ley Zidres.

Con entusiasmo e imaginación los asistentes reivindicaron el ejercicio constituyente como la manera más efectiva y oportuna para que los pueblos, en sus diferentes formas de organización social y política, de manera autónoma planteen el rumbo de sus vidas; donde el poder constituyente trace el camino de la nueva patria a partir de sus experiencias, de sus saberes ancestrales, de sus diferentes cosmovisiones y plasme la ley de los y las comunes, de los verdaderos hacedores de riqueza y trabajo, de los que con su músculo han forjado la senda de un mundo nuevo. Se promulgó un amplio mandato que permita sellar la justicia social entre los pueblos y edificar la paz.

Las canciones del VI Festival de Música Campesina, convocaron a la unidad, al arraigo al territorio, a la lucha, a la organización, a la paz, a la reconciliación, pero sobre todo a un mayor compromiso estatal en torno al cumplimiento de lo acordado en La Habana.

La alegría de la niñez y la juventud, la sonrisa a flor de piel de las mujeres y hombres participantes, expresados en la lúdica, en el juego, en la música, en los alimentos compartidos, en los saberes intercambiados, en el afán de construir desde la palabra un mundo mejor, son la principal muestra de la felicidad, un joven pero vigoroso árbol de raíces profundas que año tras año crece, entre otras cosas, a través del Encuentro de Sabores y Saberes Campesinos.

¡Por la felicidad de la nación, a luchar por la implementación!

Corregimiento Bolo Blanco, municipio de Pradera, Valle del Cauca.
Agosto 7 de 2017 

Foto: Alexander Escobar

En 2014, mientras trabajaba en Pazífico Noticias en Cali, divulgamos los correos del hacker ecuatoriano Andrés Bajaña, quien realizó actividades de espionaje para la inteligencia del ejército y adelantó interceptaciones ilegales para el hacker Andrés Sepúlveda que trabajaba para la campaña presidencial del candidato del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga.


Andrés Sepúlveda hoy se encuentra pagando una condena de diez años al comprobarse que compró información de inteligencia, realizó espionaje e infiltró las comunicaciones del proceso de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC.

Sin embargo, el líder del Centro Democrático Oscar Iván Zuluaga, a pesar de existir un video donde se ve y escucha conversando con Sepúlveda sobre las actividades ilegales, fue exonerado de cualquier responsabilidad.

Tanto en el caso de Andrés Sepúlveda como en el de Daniel Bajaña, reina la impunidad. Porque al igual que en el paramilitarismo, los financiadores y clase política beneficiada por las actividades de los hackers, permanecen sin castigo.

El trato dado a estos casos ha sido el desligarlo políticamente del conflicto colombiano, cuando en realidad son una continuidad del mismo: una expresión más de la guerra sucia. Esto se comprueba al analizar los correos de Bajaña y las interceptaciones de Sepúlveda que incluyen a Piedad Córdoba. Revisando esta información se comprueba que la oposición política del país también fue objetivo de infiltración, como continuidad de un conflicto que utiliza la interceptación ilegal y el sabotaje (recuérdese el caso de las chuzadas del DAS) para estigmatizar, perseguir y asesinar a los contradictores políticos, víctimas del conflicto colombiano.

¿Dónde está la clase política y los financiadores de estos hackers? Reducir estos casos a simples peleas entre el uribismo y el santismo ha sido la agenda a imponer, cuando realmente hacen parte de una estrategia de guerra, una forma de paramilitarismo informático empleada antes, durante y (seguirá) después del proceso de paz con las FARC.

Hace pocos meses Andrés Sepúlveda solicitó ingresar a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que contempla el Acuerdo de Paz para obtener beneficios jurídicos. Sepúlveda también ha manifestado querer aportar nueva información a la Fiscalía. La información que guarda y su relación con ataques a la oposición política (víctimas del conflicto), es de suma importancia para encontrar a los responsables políticos detrás de los hackers. Sin embargo, la solicitud de ingresar a la JEP fue negada.

La información que puede aportar Sepúlveda es de vital importancia para esclarecer una pequeña parte de la guerra sucia dentro del conflicto colombiano, de la cual la oposición política ha sido víctima. Su inclusión dentro de la JEP es ficha clave para descubrir a los responsables políticos y financiadores de este accionar. Los delitos del hacker Andrés Sepúlveda sí hacen parte del conflicto colombiano, una forma de violencia que algunos pretenden ocultar relegándola jurídicamente a un trato delincuencial común.

Por: Alexander Escobar / Foto: Archivo Zona Cero

El 31 de julio de 1999 los paramilitares del Bloque Calima de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) cometieron, oficialmente, su primera masacre en el departamento del Valle del Cauca. La masacre tuvo lugar en el corregimiento La Moralia de Tuluá.

Después de 18 años, ningún sector de la economía ha sido condenado por financiar el paramilitarismo en el Valle del Cauca. Casos como el del Ingenio San Carlos que, según testimonios de exparamilitares, aportaba 20 millones de pesos para sus actividades criminales, permanece en la impunidad.



Por fortuna, el campesinado no olvida a sus víctimas y cada año exige justicia y conmemora el Día de las víctimas del paramilitarismo en el Valle del Cauca. El acto se realiza anualmente bajo el nombre de ‘Memoria y dignidad campesina’. [Ver Fotos]

Lo que sea del partido de las FARC afectará a todas las fuerzas de cambio.
Tenemos el deber de intervenir en el debate sobre su orientación
@antequerajose

Este semestre 2-2017 se han celebrado (celebrarán) los congresos de la Unión Patriótica, el Partido Comunista Colombiano, la Juventud Rebelde, las FARC-EP y la Marcha Patriótica. La familia comunista del país, como leí en el semanario Voz, o los herederos de Marx, Lenin y Bolívar como lo veo yo. En un escenario ideal (o universo paralelo para mí) todo sería una sola organización y las cinco discusiones de este semestre serían una sola que ganaría en profundidad lo que seguramente se repitió-repetirá varias veces en estos escenarios.

Existió un momento revolucionario en el que el comunismo colombiano no supo (no fue capaz o se vio desbordado) aprovechar, el cual fue el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán en 1948 y la consecuencia de ese momento no fue un salto adelante en la historia de nuestro país sino una guerra de la que todavía no salimos a pesar de los relatos heroicos de poder obrero: por ejemplo las semanas de autogobierno popular que hubo en Barrancabermeja a partir de las revueltas posteriores al asesinato de Gaitán que no tuvieron la solidez suficiente para consolidarse, pero sí se mantienen en la memoria como un hecho aislado de lo que pudo ser el país a partir de ese momento de ruptura.

Sin la intención de ser irrespetuoso con lo que ha significado el comunismo para la democratización de Colombia, los hechos nos dicen que no hubo la capacidad organizativa suficiente para hacer de este hecho de ruptura una revolución. Las FARC-EP es hija de ese momento.

A 100 años de la Revolución Rusa (1917), las FARC-EP en Colombia se acercan a la legalización de su organización político-militar y a pensarse-proyectarse para los próximos años de hacer política en nuestro país. En medio de eso, una de las discusiones más relevantes es sobre el carácter del partido legal en el que se transformarán las FARC-EP. Sobre todo su línea marxista leninista y, ante todo, porque al tiempo dicen tener la intención de ser un partido lo suficientemente amplio como para ocupar un rol fundamental en la construcción de la Nueva Colombia que necesitamos. Todo esto teniendo en cuenta que nuestra sociedad es, en su médula, anticomunista, y ésta es una de las victorias culturales (no definitivas) de la oligarquía tradicional en Colombia.

Existen perdedores en la historia que no merecían perder, eso está clarísimo. También está claro que no es suficiente tener la razón cuando de política se trata, toca tener el poder y la lucha por el poder nunca ha sido justa. Testigo trágico de esto es el genocidio de la Unión Patriótica en Colombia. No se puede ser ingenuo ante esta clase de precedentes.

Es absurdo querer transformar las realidades del mundo en 2017 pensando como si fuera 1917. @jairoriverah

¿Por qué comienzo con la revolución rusa? Las FARC-EP plantean esa proyección de su accionar político en los próximos años a partir de lo que el comunismo de siempre ha denominado el marxismo-leninismo. Aunque nunca han ocultado su proyecto socialista para el país, yo sí creo que toca poner en discusión si la base de su organización será la misma de los últimos 50 años, ya que ahí está la diferencia en sobrevivir como una reliquia del pasado que no volverá o triunfar como una realidad victoriosa de un futuro mejor.

¿En las discusiones preparatorias al congreso de las FARC-EP, dónde está la reflexión sobre los problemas que en los últimos años han tenido gobiernos como el venezolano en sus procesos de transformación, que no solo se explican por el acoso imperial? ¿Por qué no aprender de los errores de los otros? ¿Dónde está la autocrítica en las formas organizativas y los debates de la izquierda colombiana –o la familia comunista para ser más específico– más allá de la consigna eterna de la unidad que nadie está dispuesto a concretar en la urgencia que esta tiene?

¿Qué significa pensarse la revolución hoy en día? ¿Asaltar el Palacio de Invierno al estilo bolchevique? ¿Llegar a la plaza de Bolívar en mula escoltado por miles de guerrilleros como se lo soñaba Jacobo Arenas? ¿Qué tal que signifique democratización en su versión más radical?

Más que “#UnNuevoPartidoQue” a mí me gustaría ver #UnaNuevaMilitanciaQue deje la conspiración, la cizaña y el secretismo como método. @aycarmelamaria

¿Cómo ha funcionado el comunismo en este país? El comunismo es la organización de las comunidades para resolver sus necesidades sin la intermediación del Estado. Lo que va entre llegar a eso y la destitución del Estado actual y su articulación al sistema capitalista es lo que para mí es el socialismo.

El marxismo-leninismo en Colombia ha sido sobre todo centralismo democrático (que en la mayoría de los casos se ha quedado en el verticalismo obediente), la crítica y la autocrítica (que poco se practica a diferencia del chisme y la cizaña), la dirección colectiva (que finalmente es las camarillas alrededor de algunos personajes eternos por la incapacidad de relevo generacional). Ante esto, la pregunta es: ¿nadie está dispuesto a corregir realmente estas prácticas? La crítica no es a la teoría marxista-leninista ni al comunismo en sí, la crítica es a lo que lo han convertido en este país en la práctica política cotidiana.

La disculpa siempre es que se le está haciendo el juego al enemigo, pero la realidad es que el secretismo, la cizaña y la conspiración como método es el favor más grande que se le ha venido haciendo al enemigo desde siempre.

Quien se plantee una perspectiva socialista para un país como el nuestro está planteando la socialización de la riqueza (no la pobreza y/o las perdidas como ha ocurrido históricamente) y la responsabilidad de la producción. También se está planteando una ampliación real de la participación ciudadana más allá de los difíciles y pocos usados mecanismos actuales, la abstención electoral o los intentos desde arriba de limitar las iniciativas de autodeterminación de las comunidades como ha ocurrido en el último año con las consultas populares mineras.

La discusión con el marxismo leninismo en Colombia pasa por el hecho fundamental de que cuando los modelos teóricos se tienen que enfrentar a la realidad, la realidad se la pone muy difícil a los modelos teóricos. Los proyectos políticos no los definen los objetivos de los revolucionarios sino la dura realidad. Hacer política implica defraudar expectativas y no llegar a los máximos propuestos.

Toda revolución es una excepcionalidad, pero a la vez es un inevitable. Es un hecho extraordinario, imprevisible, tiende a ser un acontecimiento irrepetible. No existe fórmula para predecir una revolución. Los acontecimientos revolucionarios desbordan el análisis político. Es por eso que por ejemplo la oportunidad perdida que fue el levantamiento popular del 9 de abril de 1948 no se recuperará y lo que estamos haciendo es prepararnos para lo que se venga. Los partidos que se reivindiquen como comunistas, marxistas-leninistas son organizaciones con posibilidades reales de poder en momentos de crisis. En la normalidad el comunismo no es nada sexy.

Así como ocurre con la humanidad, la revolución no es homogeneidad y la clave de la revolución es ganar la autoridad política y moral. Disputar el monopolio de la voluntad general en el país de RCN, Caracol, la jerarquía católica y las iglesias cristianas no es una tarea fácil, y muchas veces desde el comunismo colombiano les dejamos su rol (el de productores de una opinión pública antisubversiva, psicópata y paramilitar) muchísimo más fácil del que ya tienen.

Aunque la ciencia política la use más la derecha política que la militancia de izquierda, y la militancia se le note más a la izquierda que la academia a la derecha política, en Colombia creo que es importante ver dónde empieza la ciencia política, en cuanto a Marx, Lenin y el marxismo-leninismo se trata, en medio de los congresos del comunismo colombiano.

En vez de reducir el marxismo-leninismo a una ideología deberíamos tratarlo desde la teoría política y para eso toca hablar por un lado del marxismo y por el otro del leninismo (de manera articulada y paralela). El marxismo-leninismo es un invento forzado de la era de Stalin que no tiene mayor solidez teórica más allá de unos principios de trabajo con los que personalmente estoy de acuerdo, los clásicos y ya mencionados más arriba: centralismo democrático, dirección colectiva, crítica y autocrítica. Esos principios no lo hacen una teoría política sólida, lo cual menciono advirtiendo que el mayor crimen que se puede cometer contra Lenin es santificarlo-momificarlo, que es finalmente lo que hizo Stalin mientras lo copiaban los partidos comunistas del mundo.

¿Qué es el leninismo? Lenin tiene más similitudes con Maquiavelo y Schmidt cuando entiende que hay fronteras que solo se resuelven en política a partir de quien tenga más fuerza para imponerse. La lucha de clases marxista se la tomó muy en serio Lenin. El leninismo desde la teoría política significa comprender la política como algo que puede desafiar a la historia. El realismo leninista dice que lo imposible se puede convertir en real. En Bolívar eso es la articulación entre lo que él llamaba el “raciocinio probable” y el “deseo racional”. En síntesis, que la historia no es mecánica, que la historia la hacen los pueblos. Si Lenin se hubiera puesto a hacerle caso a Marx y santificarlo no se le hubiera pasado por la cabeza que en un país feudal como Rusia se podía hacer una revolución como la que dirigió.

La genialidad bolchevique está en construir una teoría política para ganar inspirada en la onceava tesis de Feuerbach. La política le puede ganar a la historia. El bolchevismo es eficacia y flexibilidad en política. Construyeron una ciencia política para los de abajo más potente que la ciencia política de los de arriba haciéndolos temibles. Lenin es un genio de la conquista del poder político más no de la construcción del socialismo y esa es la parte que el comunismo colombiano debería estar discutiendo. Lenin y sus ideas y prácticas políticas son responsables del movimiento social más importante en la historia del siglo XX occidental: el comunismo.

Lo que se debería estar discutiendo ante el marxismo-leninismo de las FARC-EP en mi opinión deberían ser estos puntos:

  • La tensión entre la verticalidad de la organización y la necesaria horizontalidad. Existen nuevas formas de tomar decisiones gracias a herramientas virtuales que permitirían por ejemplo que las decisiones políticas importantes las tomen la mayoría militante (o cualquier interesado o simpatizante) y así evitar las decisiones verticales-autoritarias de direcciones por el argumento de la rapidez-efectividad.
  • La idea del partido-movimiento que responda a las realidades de la estructura de una sociedad de clases rota por el neoliberalismo en donde no hay tiempo para la militancia profesional ya que la mayoría debemos utilizar la mayor parte de nuestro tiempo en sobrevivir.
  • Hasta dónde se puede organizar la sociedad y dónde se debe responder a las lógicas espontáneas de indignación social. Las revoluciones no se fabrican en laboratorios de marketing político pero el marketing no se puede obviar en la política actual.
  • La tensión entre un partido de masas y uno electoral. La tensión entre un partido reformista y uno revolucionario.
  • La necesidad de rescatar la emoción, el entusiasmo y la fraternidad en la práctica política, pero tomándolo enserio.

También cuestiones más puntuales, pero al mismo tiempo también urgentes y necesarias si de verdad se quieren construir en lo concreto nuevas formas de hacer política:

  • La necesidad de que las finanzas del partido sean transparentes. Cualquier colombiana o colombiano debería tener la posibilidad de saber en tiempo real cuánto dinero le entra al partido y por donde y en qué se lo gasta. Es la forma más simple y directa de garantizar que no se es corrupto y que por lo tanto se puede denunciar la corrupción y ser prenda de garantía de un Gobierno que no será corrupto.
  • Listas cremallera a cualquier cargo de representación interna y/o externa que permitan una representación de género paritaria del partido político en vez de las despreciables “cuotas”.
  • La necesidad de saber los “sueldos” de los militantes profesionales. Que el salario que el partido le paga a cualquier militante sea la cabeza nacional o el más local no sea mayor a dos salarios mínimos legales vigentes. La forma más concreta de demostrar que se es un partido de las mayorías es que el partido viva con el dinero con el que le toca vivir a la mayoría.

Si se toman en cuenta estos y muchos otros aportes fundamentales se puede forjar un partido político de nuevo tipo en Colombia. Todo esto sin tener en cuenta que la guerra no ha terminado, la persecución paramilitar tampoco, pero finalmente la suerte está echada y las FARC-EP están abriendo una ventana de oportunidad de unos 8 años que podemos usar para que todo cambie hacia adelante o que todo siga igual de forma gatopardista. La pelota está de nuestro lado.

Postdata: los procesos de cambio que le hicieron frente al neoliberalismo de los últimos años en América Latina no fueron responsabilidad de partidos comunistas marxistas-leninistas.

Por: Shameel Thahir Silva / Foto: NC Noticias

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget