REMAP

Todas las publicaciones
1ro de Mayo 4CongresoFEU 9 de Abril Abuso sexual ACASA AFP África agro Agropatía Alejandro Ordóñez Alexander Escobar Alternativa Popular Álvaro Leyva Álvaro Uribe Ambiente Amigos de la Paz Ana Maritza Ramírez Análisis Urbano Andrea Aldana Andrés Camacho Andrés Gil Andrés Rodas Ángela Suárez Patiño Angye Gaona ANLA Antonio García ANZORC APA Argentina Ariel Ávila Armando Palau Aldana Arte y Cultura Artistas por la paz Asamblea Constituyente Ascamcat ASTRACAVA Audiencia Pública Audios Avanza Colombia Barrial Bolivar Bolivia Boro Buenaventura Buga Byron Salazar Cabildo Abierto Cabildos Caldas Cali Campesinado y política agraria Caquetá Carlos Alberto Sánchez Collazos Carlos Gaviria Carlos Lozano Carlos Lugo Carlos Pedraza Carmen Elena Villacorta Carmen Rosa Aramburo Catatumbo Resiste Cauca CCVC Cenpaz Cesar César Gaviria Cese al fuego Chocó CIA Ciudades Claudia Julieta Duque Claudia Quintero CNMH COCCAM Colombia Humana Comisión de la Verdad Comosopol COMUNES Conflicto territorial Congreso de los pueblos Congreso de paz CONPI Constituyente constituyente campesina Constituyentes Contagio Radio Contienda electoral Contra el Acuerdo 2034 Contravía Convergencia Coopripaz coordinación campesina del valle del cauca Coordinación Medios Alternativos Coordinadora Estudiantil Univalle COPAN COPAN extraordinario Corea del Norte Corrupción CPDH CPV Cromatophoro Crónica Cuba Cumbre Agraria Cumbre por la paz Daniel Bajaña Daniel Coronell DAS David Albarracín David Escobar David Rabelo DEA Defendamos la Paz Deporte Derechos Humanos Desaparecidos Diálogos de Paz Diana Jaramillo Diana María Rengifo Dilián Documentales Doris Rivera Doris Suárez Econoticias Ecuador Eduardo Galeano Eduardo Pizarro Educación Educación y estudiantes EFE Ejército El Campo El Espectador Elecciones 2019 Eliécer JIménez Julio ELN English Enrique Santiago Enrique Santos Entrevistas Érika Ortega Sanoja ESMAD Estado Islámico Estados Unidos Eva Golinger Evo Morales Falsos positivos Farc Fascismo Feliciano Valencia Fensuagro Fernanda Sánchez Jaramillo Fernando Vallejo festival de música campesina FEU FIPU Florida Formación Foro Social Urbano Alternativo y Popular Fotos Francisco Toloza Franco Vielma Fred Núnez Freddy Agudelo Frente Amplio Funuvida Garantías Políticas Genocidio Ginebra Giorgio Trucchi Gobierno Golpe de Estado Grupo de Energía de Bogotá Guacarí Guajira Guerra económica Haití Harold Ordoñez Hekatombe Hernán Durango Hip-Hop Horacio Duque Giraldo Hota Huber Ballesteros Hugo Chávez Hugo Ramírez Burgos Huila Ignacio Ramonet implementación INCODER Indígenas y afros Indígenas y Campesinos Inernacional INPEC INSPP Internacional Intervencionismo IPC Irak Irán Isabel López Obando Israel IX Festival J. Marcos Jaime Garzón Jamundí Jan Farid Cheng Lugo Javier Giraldo Jeb Bush JEP Jhon Freddy Grisales Jorge Enrique Botero Jorge Pretelt José Antonio Gutiérrez José Marulanda José Salcedo Jóvenes Juan Alejandro Echeverri Juan G. Bermúdez Juan Sebastían Barragán Julian Asange Justice for Colombia Juventud Rebelde Kiko Gómez L'etincelle La Haine La Morada Feminista La Oreja Roja Lanzas y Letras Larga vida a las mariposas Lazos de Dignidad Letincelle Libardo Orejuela Libertad de Prensa Liliany Obando Liseth Montero Lucas Carvajal Lucas Restrepo Orrego Lucía Aguirre Luis Alfonso Mena Luis Eduardo Jiménez Luz Betty Jiménez Luz Emilse Romero MANE Marcela Belchior Marcha Patriótica María Alejandra Rodas Marino Grueso Medios Medios de comunicación Megaproyectos Meta México MIA Miguel Ángel Beltrán Minga Nacional Minga Social Misión Vedad Montajes judiciales Movice Movilizaciones Movimiento Carcelario Mujeres y género Nacional Carcelario Nagham Salman Narcotráfico Nariño Natalia Springer Natalia Vinasco Naya Nazareth Balbás Noam Chomsky Noticias Noticias Paro Nacional Universitario Noticias Uno OEA Omar García ONIC ONU Opinión ORIVAC Oscar Escobar OTAN Pablo Borrero Pablo Catatumbo Pablo Serrano Página Popular Palestina Palmiguía Palmira Pandemia Paola Fernández Paramilitarismo Paramilitarismo informático Paro Agrario Paro del Pacífico Paro Minero Paro Nacional Paro Nacional Universitario Partido Comunista Partido Verde Pastoral Social Patoral Social paz Paz con Justicia Social Pazífico Noticias PCPV PDET Pepe Mujica Periferia Petro Piedad Córdoba Poder Ciudadano Polo Popayán. Pradera Prisioneros políticos Proactiva Proceso de Paz protestas PUPSOC Putumayo Qantu Rapso Rastrojos Rebeca Rodríguez Recomendado Reconciliación Colombia REDDHFIC REMAP Renán Vega Resumen Latinoamericano Revista Semana Risaralda Rogelio Osorio Rompiendo Cadenas RPASur RPAZ RT Rusia Sabores y Saberes Salomón Kalmanovitz Salud San Vicente del Caguán Sancocho Fest Sandra Castro Santiago Mayor Santrich Sara Leukos Semanario Voz Sentido Real Servicios Públicos Sevilla Shameel Thair Silva Siloé Silvia Arjona Silvio Rodríguez Sin señal Sintradit Sintraemcali Sintraserviaseo Siria Smurfit Soberanía Alimentaria solidaridad Sputnik SUGOV Suroccidente Suyana Talleres Taser teleSUR Tercer Canal Terrorismo de Estado Timoleón Jiménez TLC Trabajadores Transporte Trata de personas Tuluá TV Alternativa Bolivariana Unai Aranzadi UNAL Palmira Unasur UNICAUCA Unidad popular Unión Patriótica Univalle Univalle Palmira Universidad del Valle Universidad Libre UP USACA V Festival Valle del Cauca Veeduría Social Veedurías Venezuela VI Festival de Teatro Videos VII Festival Teatro WikiLeaks William Espinosa William Whitney Jr. Wilson Sánchez X Festival XI Festival Yira Bolaños Yo te nombro Libertad ZRC

Reinventarse es estar en movimiento continuo destrozando paradigmas, cuestionando verdades absolutas, reglas generales, confrontando infamias. En el arte esto habita en la raíz de su ser, en su destino creativo que resiste a la quietud, a la censura, al chantaje de la productividad por encima del espíritu emancipador y creador.

Sin embargo, hoy cuando la pandemia hizo más visible la miseria a que estamos condenados por el modelo neoliberal, donde la vida se expropia, se etiqueta como mercancía, y luego se fía, se alquila o se vende como negocio para embargar lo poco que queda a quienes fueron despojados de condiciones de existencia mínimas, ahora se nos llama a “reinventarnos” para sobrevivir.

Así el capitalismo postuló su selección no-natural en tiempos de pandemia; no-natural porque lo natural está en el espíritu de la ayuda mutua y la solidaridad, y no en la competencia postulada a través de una falsa reinvención que solo significa romper el tejido social de los grupos humanos, al fomentar habilidades para competir y sobrevivir por encima de aquellos que no fueron capaces de reinventarse para la productividad, para recibir las migajas arrojadas por los dueños del capital en el poder.



El discurso capitalista de la reinvención aparece entonces como un chantaje calculado de un experimento psicosocial, como una nueva doctrina de la superación personal donde la culpa de la miseria ocasionada por la expropiación neoliberal, la injusticia e iniquidad provocada por quienes se aferran al poder con violencia y muerte, recae en quienes no fueron capaces de reinventarse.

Bajo esta lógica, el vendedor ambulante que muere de hambre o la familia que ve a su hijo fallecer por desnutrición, el artista que se suicida, son culpables por no reinventarse, porque no utilizaron las tecnologías de información y comunicación a su favor. Desaparece de este modo la responsabilidad de quienes gobiernan para la acumulación del capital, para el saqueo y expropiación en favor de la banca privada y el Capitalismo Mundial Integrado.

El discurso de la reinvención ha llamado a todos los sectores de la sociedad a competir. Convocatorias y concursos se abren buscando premiar a los más aptos, los más hábiles. El sector artístico ha sido uno de esos sectores llamados a reinventarse bajo las lógicas del capital. Carentes de opciones acudimos a esos escenarios con total incertidumbre, como siempre lo hemos hecho a todas las convocatorias donde los recursos son para unos cuantos, nunca para todos.

Hoy desde diversos lugares se nos indaga sobre lo que somos, lo que hemos sido, lo que hacemos en tiempos de pandemia en favor del arte. Y la respuesta es simple: lo que somos, hemos realizado, y no dejamos de hacer, ha sido por la solidaridad que nos rodea y mantiene vivos, potenciando la vida y la resistencia, para crear: 

Por: Alexander Escobar




Comunicado Público

Los medios de comunicación, unidos en la búsqueda de la verdad y la memoria histórica, rechazamos la amenaza de la que fue víctima el medio de comunicación Trochando Sin Fronteras. Hecho ocurrido el día 5 de julio de 2020, a través de mensaje en la página del medio.

Con la expresión “a esos de trochando plomo ventio”, se pretende callar las voces de las comunidades del Centro Oriente Colombiano que a través del Periódico Trochando Sin Fronteras, su portal web, las redes sociales y el Informativo Centro Oriente denuncian y visibilizan las necesidades, problemáticas, propuestas y proyectos en pro de la construcción de su Plan de Vida y de la paz. A esta amenaza se suma la inclusión del ejército en la “lista de opositores” a Colombia Informa, Prensa Rural y Contagio Radio, medios que también hacen parte de nuestra alianza.

Estos hechos son parte de las prácticas que se llevan a cabo en los territorios y que menoscaban el tejido social, pretenden establecer un control a las  comunidades e instaurar proyectos que obedecen a intereses económicos de un reducido grupo de personas, prácticas de las que también hacen parte el asesinato, judicialización y estigmatización.

No podrán acallar las voces de las comunidades que se expresan a través de las redes sociales, plataformas digitales y los medios alternativos y populares. Continuaremos en la construcción de una comunicación libre y con conciencia desde los distintos medios, procesos y comunidades.

Exigimos a la Fiscalía, el Ministerio de Defensa, y al Presidente Iván Duque Márquez que se respete la labor de los medios de comunicación.



Este jueves, 25 de junio, el alcalde de Palmira, Oscar Escobar, denunció que durante la administración del exalcalde Jairo Ortega Samboní (2016-2019) fueron girados recursos públicos a cuentas personales de funcionarios de la administración para contratar “a dedo” bienes y servicios. 

“Acorde a la Ley 80, todas las entidades públicas deben comprar bienes y servicios a través de un contrato. En la administración pasada se saltaron esa ley muchas veces. Para depositar compras se depositaba dinero público directamente en las cuentas personales de secretarios y directores. Ellos mismos, a dedo, eran los encargaos de realizar estas compras”, denunció el Alcalde de Palmira.

Las denuncias fueron radicadas en los organismos de control a nivel nacional, con los soportes y pruebas correspondientes, donde se detalla “que entre el 2016 y el 2019 se gastaron más de $2.400.000.000 de forma irregular”, aseguró el Alcalde.



El acto de corrupción, denunciado por Escobar, se efectuó amparado en el Decreto No. 351, el cual, bajo la figura de “anticipos de gasto”, entregaba dineros a secretarios de despacho, directores o jefes de oficina, para que éstos dispusieran de los recursos públicos evadiendo las leyes que rigen la contratación.

“Además el procedimiento establecía que, si quedaba algún recurso, debían devolvérselo a la Alcaldía de Palmira, cosa que nunca sucedió”, agregó el Alcalde.

Redacción REMAP


“El Motor de la historia es la lucha de clases”.
Carlos Marx

La pandemia de la que tanta información ha salido, tanto verdadera como falsa, está extendida en la mayoría de países del mundo, cada país ha tenido su propia experiencia, quedando también en evidencia los efectos nefastos de las políticas neoliberales y de la esencia pútrida del capitalismo y sus crisis inherentes de sistema decadente.

Sistema que desatiende las necesidades básicas del ser humano, en el que millones de personas mueren de enfermedades curables, miles mueren de física hambre (especialmente niños y niñas) y cientos mueren asesinadas por querer transformar esta realidad penosa. Sistema que pone el dinero y la ganancia por encima de la vida humana, la vida planetaria y de nuestra dignidad.

El virus apareció y nos modificó la vida. Que es contagioso, es real, que algunos mueren, es real, que hay muchas teorías sobre su origen y tratamientos es real, que los gobiernos han acertado y desacertado en las medidas tomadas y que algunos se han aprovechado de la situación, es real, que no deja respirar es real.

El virus ha tenido efectos sociales, políticos, económicos, ambientales y sicológicos. Los pueblos y las personas están respondiendo de maneras diferentes ante esta situación, por ejemplo, en las personas se ha venido manifestando ciertas patologías o síntomas debido al encierro, la inmovilidad impuesta y la sobre información; síntomas como ansiedad, depresión, angustia, insomnio, ira, miedo, estrés, tristeza, soledad, incertidumbre, desesperación, que desembocan en agotamiento, tensión sicológica y emocional, irritabilidad, estados alterados y bajos de ánimo.

La salud mental claramente se ve afectada, siendo esto una gran preocupación, principalmente por los niños y niñas que no entienden que pasa, porque no pueden salir a jugar o volver al colegio, despertando hasta pensamientos suicidas; que obviamente ni al capitalismo ni a los gobiernos les interesa o les importa, porque estos no tienen nada humano, humanista, humanitario, ni digno que ofrecer a las personas y a nuestros pueblos, ni material, ni ética, ni espiritualmente. Por eso tenemos el deber moral de buscar o crear experiencias para salvar el planeta, la humanidad y la vida.

Este sistema no deja respirar a la humanidad, no deja respirar al medio ambiente, así como los gobiernos fascistas y los malos gobiernos no dejan respirar a los pueblos, como el policía que no dejó respirar y asesinó a G Floyd, como los Estados asesinos que no dejan respirar a los pueblos que buscan la libertad y luchan por su autodeterminación y sus derechos, como el pueblo colombiano, Palestina, el pueblo Kurdo y demás pueblos oprimidos.

Así, históricamente los sistemas y modelos opresores han usado el ahogamiento contra los humildes, muestra de ello son nuestros pueblos originarios, que no los dejaron respirar cuando llegaron los invasores y perpetraron el genocidio en nuestra América, o a los pueblos de África que no los dejaban respirar cuando los persiguieron, esclavizaron y desarraigaron para meterlos a los barcos “negreros”.

Aun hoy seguimos sin poder respirar y nos toca organizarnos, juntarnos, movilizarnos y luchar para evitar morir ahogados.

A nivel mundial el poder hegemónico explota, oprime y tiraniza, desmantela los derechos de los trabajadores y menoscaba la dignidad de las mayorías. Ante esta situación debemos actuar y revolucionar la vida para buscar la mayor posibilidad de felicidad plena para nuestros pueblos y poder destruir de una buena vez toda la criminalidad que se ha enquistado en el poder, y que tiene bajo su control a casi todas las instituciones del Estado, que operan desde la corrupción, la injusticia, el burocratismo, el clientelismo, la perfidia, el amedrentamiento, la persecución y hasta el asesinato.

Nos toca acudir al ejemplo de hombres y mujeres dignas, como los comuneros, como Gaitán, como Mariátegui y el Che, a propósito de estar conmemorando por estos días el natalicio de estos dos últimos (14 de junio)

Debemos entender las palabras de Fidel Castro cuando nos decía sobre el Che, ya trascendido a la inmortalidad, que “más grande será su figura cuanta más injusticia, más explotación, más desigualdad, más desempleo, más pobreza, hambre y miseria imperen en la sociedad humana. Más se elevarán los valores que defendió cuanto más crezca el poder del imperialismo, el hegemonismo, la dominación y el intervencionismo, en detrimento de los derechos más sagrados de los pueblos, especialmente los pueblos débiles, atrasados y pobres que durante siglos fueron colonias de occidente y fuentes de trabajo esclavo”

Debemos las y los soñadores inclaudicables y militantes de la vida insurgir y alzarnos sobre los pensamientos e ideas revolucionarias autóctonas y raizales de nuestros pueblos, y poner la ética y los principios como piedra cimental para nuestras acciones. Porque el ideario de nuestros antepasados dign@s y rebeldes sumado al pensamiento marxista, han logrado la construcción constante de una filosofía de la praxis propia y un marxismo afectuoso y subversivo que se expresa en debates, en los procesos organizativos, en los movimientos, en las calles y casas.

Nos corresponde a nosotros la herejía de desempolvar y redescubrir las enseñanzas teórico prácticas del marxismo leninismo, darles dinamismo y no caer en los errores de la obediencia ciega, dogmatismos, la disciplina intransigente y no desfigurarnos en algún “ismo” mecánico, dejando de ser verdaderas y verdaderos revolucionarios.

Nos corresponde romper esquemas y avanzar en las diferentes luchas, en la construcción de mujeres y hombres nuevos y de una nueva sociedad.

Hemos insistido en la necesidad de la formación y educación de nuestro pueblo para poder emprender y prosperar una gran revolución, pero la historia nos enseña que la Rusia zarista no era la más educada, sin embargo contó con el arrojo y la acción de Lenin y sus camaradas; o la Cuba de Batista, tampoco era muy formada, pero contó con la decisión y entrega de los Barbudos, Los Castro, El Che, Cienfuegos, mujeres como Celia, Aydee, Vilma y demás compañeros, claro está que en esas dos experiencias se fueron sumando las mayorías hasta lograr lo impensable…(De estas dos experiencias,  una se fue distanciando de los principios marxistas-leninistas hasta sucumbir, la otra, se aferró a los principios Martianos y marxistas, y persiste, resistiendo aun al peor bloqueo conocido en la historia).

El Che nos muestra como el nivel educativo es importante para una revolución, pero no puede este factor volverse un obstáculo para lanzarse a hacer y construir una revolución. “No creo que sea la educación la que modele un país, y hemos demostrado incluso que no es así, rompiendo con nuestro ejército inculto una enorme serie de trabas y prejuicios” (Che Guevara, el papel de la universidad en el desarrollo económico de Cuba, 1960, Universidad de La Habana).

Y no busco con esto decir que la educación y la formación no son fundamentales, pero sí que la discusión sobre el nivel educativo del pueblo no puede volverse una excusa para no hacer la revolución y arrojarnos a su construcción.

En Colombia contamos con muchos factores que han dificultado la segunda y definitiva independencia; factores internos como el sectarismo, la división, etc., que tenemos que superar, tenemos, además, una clase oligárquica criminal, corrupta, narcotraficante, con un claro atraso de pensamiento y evidente actuar sin ética ni moral mínimamente decente.

El miedo ha llevado a este pueblo a soportar y a normalizar hasta lo más escandaloso y siniestro que puede hacer un supuesto Estado social de derecho democrático (genocidios, masacres, “falsos positivos”, etc.). Los poderosos con sus medios de comunicación y sus diferentes aparatos de control han hecho el trabajo de someter al pueblo a la ignorancia, sembrar el miedo y cosechar la inmovilidad popular. Pero este debe y está cambiando.

Y cambio significa movimiento, y movimiento significa vida, y es así como debemos entender y aplicar las teorías revolucionarias, especialmente el marxismo leninismo, como movimiento y no como simple dogma, pero si como herramienta para sentipensar y actuar, no como un copiar y pegar, si no como teoría y práctica liberadoras, creadoras que permitan la construcción de un buen sentido común y el mejoramiento de la vida humana y planetaria, y no como para establecer un sistema antidialéctico de dominación y obediencia .

Dentro de las tantas tareas que tenemos está la de crear una cultura alternativa y recuperar la ética popular que dignifiquen nuestro accionar y nuestro propósito de resistencia, lucha y construcción del socialismo, avanzando en el desarrollo integral del proceso transformador, democrático y revolucionario.

Entendiendo este proceso de transformación de la sociedad no solo como un hecho de gobierno, de Estado, de instituciones o económico, sino como un proceso individual, de pensamiento, colectivo, de conciencia, de aplicación de la cadena de afectos, del amor eficaz, de la moral de combate y de una nueva ética cotidiana donde los conceptos tengan un nuevo, o su verdadero sentido activo a favor de las mayorías.

Porque no puede haber en nosotros y en los procesos una idea de una nueva sociedad basada en los antivalores capitalistas. Por eso debemos forjar internamente, individual y colectivamente diferentes modelos y propuestas donde se respete la naturaleza, la tierra, todas las formas de vida, al ser humano, todas las dignidades y nuevas y mejores formas de relacionarnos. No podemos quedarnos en lo que Marx criticaba de los filósofos, en la mera interpretación, tenemos que avanzar en la transformación.

El neoliberalismo, el capitalismo en todas sus formas, y el imperialismo No funcionan, no funcionan para las grandes mayorías empobrecidas, ni para la vida planetaria, porque como dijo Carlitos Marx, “El capitalismo tiende a destruir sus dos fuentes de riquezas: la naturaleza y a los seres humanos”.

Y en estos tiempos de pandemia esto está quedando demasiado demostrado, al ver cómo han priorizado el beneficio de los ricos, se han preocupado por cuidar la “economía” y han globalizado la pobreza, la desigualdad, la injusticia y la muerte, los daños generados a la humanidad y a la naturaleza está llevándonos a un riesgo que será irreversible si no hacemos algo ya.

Los gobiernos insisten en llevarnos al embrutecimiento total, a la intoxicación general, no quieren que hagamos el ejercicio elemental de pensar, mucho menos de sentipensar y por ende de existir, nos quieren borrar la memoria histórica de rebeldía. Pero nosotros nos atrincheramos en el amor, en la alegría, en nuestros sueños y nos abrazamos a esas mujeres y hombres ejemplares que ofrendaron y ofrendan sus vidas por la construcción de otro mundo, llevando a buen término el desarrollo ético, de principios, de la cultura y espiritualidad de las personas y los pueblos, con una educación, relaciones y economía al servicio de la humanidad y no al servicio del capital y la clase explotadora.

La salvación del planeta y la humanidad depende de la capacidad nuestra para juntarnos, decir ¡basta!, frenar la depredación, el salvajismo capitalista y echarnos a andar, salir a las calles, campos y ciudades, llenar las grandes alamedas de hombres y mujeres libres construyendo una sociedad mejor, como nos decía el eterno Salvador Allende.

Creo que estamos en un momento de volver a soñar, de búsquedas, de volver a insistir, de pasionar, ilusionar, y avivar lo mejor de las personas, avanzar en la fuerza individual y colectiva con imaginación, audacia y creatividad, para que afrontemos estos tiempos y globalicemos la rebeldía, la esperanza y el bien vivir.

Todos tenemos la obligación, mayormente los jóvenes, de luchar, de tumbar el sistema, porque el sistema en sí es la crisis y porque no caerá solo, de luchar contra el fascismo, contra el racismo, contra el odio, contra el machismo, contra la educastración, contra el capitalismo patriarcal, bárbaro y asesino, que no nos deja respirar.

No debemos fallar a la esperanza, ni al espíritu creador de las personas, ni olvidar que tenemos un gran capital que es el pueblo luchador, cansado de la ignominia y la injusticia, ansioso de recuperar lo que le han usurpado, un pueblo decidido a usar todas las armas a su alcance para hacer respetar su dignidad, sus muertos y la vida. Porque no hay nada que alimente más el alma que hacer lo justo, hacer de nuestra cotidianidad algo creador, algo digno, que haga que realmente valga la pena nuestro paso por este mundo y luchar por el futuro de nuestros hijos.

Que ningún virus nos pare, que el miedo no sea una opción, que no nos inmovilice para luchar por una vida digna, por nuestros sueños y la revolución.

¡Amando venceremos!

Por: Hota
Desde el encierro, junio de 2020

Por: Hota | Foto: Internet


Este viernes, 19 de junio, el abogado Miguel Ángel del Río, quien descubrió los audios que prueban la utilización de dineros del narcotráfico en la campaña presidencial de Iván Duque en el departamento La Guajira, cuyo enlace fue el narcotraficante conocido como el “El Ñeñe” Hernández, informó que tendrá acceso a todos los audios que la Fiscalía General de la Nación ha manipulado a su antojo.

Los audios son producto de la interceptación de llamadas telefónicas, de los cuales la Fiscalía, en cabeza del fiscal Francisco Barbosa, solo ha dado a conocer los menos relevantes y que, a su vez, ha utilizado de forma fraudulenta para tratar de enlodar, sin éxito, la imagen del excandidato a la presidencia y, hoy senador, Gustavo Petro.

La posibilidad de conocer los audios se da gracias a la decisión del Juez Séptimo Penal del Circuito de Barranquilla, que ordenó a la Fiscalía la entrega de todo el material probatorio faltante contenido en los audios, tal como lo indicó el abogado del Río al Tercer Canal.

“Con la presión que nosotros pudimos ejercer sobre la Fiscalía, con la recusación que además que no ha definido la Corte Suprema de Justicia, y con la presión sobre los juzgados de conocimiento, finalmente el día de ayer [18 de junio] se les obliga a develar todas y cada uno de esos elementos materiales probatorios para que el país pueda identificar en realidad que fue lo que pasó, no de manera selectiva sino de una manera completa”, manifestó del Río.

Según el abogado, la importancia de acceder a todo el material probatorio radica en que se conocerán audios previos a la primera y segunda vuelta electoral a la Presidencia de 2018, en un periodo comprendido entre mayo y noviembre de ese año, “es decir, época preelectoral donde nosotros hemos podido advertir que es donde está el cúmulo más importante con relación a ese presunto fraude electoral que tuvo como beneficiario la campaña de [Iván] Duque”.

Para del Río también es claro que los dineros del narcotráfico en la campaña de Duque hicieron parte de una estrategia criminal en La Guajira “para atajar la campaña del senador Petro” a la Presidencia de la República, y añade que “si lo hicieron en la Guajira, lo deben haber hecho en todo el territorio nacional, porque esa capacidad criminal seguramente no es regional, sino que de alguna manera se establece a nivel nacional”.

Redacción REMAP

Foto: desalojos en Pance. 9 de junio de 2020. Fuente: twitter del periodista Camilo Chará

En la mañana del día 9 de junio de 2020, la Alcaldía de Santiago de Cali, inició un proceso de desalojo forzado de una comunidad campesina asentada en la ribera del río Pance, en un sector llamado La Viga, donde los primeros habitantes llegaron hace más de 30 años,  otros tienen más de 25 años de vivir ahí, es decir, antes de que la primera Alcaldía de Jorge Ivan Ospina (2008-2011) aprobara el decreto 732 de 2008 que ordenó “Generar en el Area de Planificación del proyecto de plan parcial 'Llanos de Pance', vivienda en estrato 6 como instrumento de desarrollo que permita contribuir, entre otros aspectos, a la consolidación urbana del sector”. 

En el primer gobierno de Ospina se abrieron las puertas para que grandes constructoras urbanizaran los ecosistemas de la cuenca del río Pance, y en este segundo periodo de gobierno sus funcionarios de diferentes secretarías se presentaron a realizar esta operación con serias irregularidades: la Secretaría de Seguridad y Justicia no llevó la notificación del desalojo, la Comisaría de Familia no censó a los menores desalojados, no se reubicaron las familias, no se llevó a cabo previamente una Mesa de Concertación, y una vez suspendido el procedimiento por orden de la Personería, los empleados de la Alcaldía continuaron destruyendo las viviendas y cultivos de pancoger: maíz, sandía, maní y frijol, que estaban a punto de cosechar estas humildes familias, algunas de las cuales habían llegado a este asentamiento hace 11 años, huyendo de grupos paramilitares que les obligaron a desplazarse de Taminango, Nariño. Fue tal el abuso de poder, que el patrullero Ángel Zúñiga entregó su arma y se negó a participar en el operativo, razón por la cual fue detenido.

Al día siguiente, el Alcalde de Cali afirmó en sus redes sociales que “En el episodio del desalojo en Pance (que no conocía específicamente), debo señalar que bajo ninguna circunstancia debemos permitir la invasión de su ribera. Quienes la patrocinan, violentan el derecho de todos los caleños sobre el Rio. Cada evento de desalojo debe realizarce (SIC)”, lo cual es muy grave desde el punto de vista ético, pues  además de ser inhumano adelantar estas actuaciones en pleno confinamiento, es inconstitucional al no garantizar reubicación como dispone la  Corte Constitucional en sentencia T163/2016 que afirma que el “respeto de todas las garantías constitucionales del derecho al debido proceso, el trámite de los procesos administrativos de desalojo de ocupantes de bienes inmuebles asentados de manera irregular debe articularse con la protección del derecho a la vivienda digna, máxime cuando se dirige contra grupos vulnerables”. Máxime cuando estos desalojos ocurren en el marco de la actual emergencia sanitaria causada por el COVID-19, cuando mediante el Decreto 579 del 15 de abril del 2020 el Gobierno Nacional se comprometió a impedir los desalojos: “Durante el periodo comprendido entre la vigencia del presente decreto y el treinta (30) de junio de 2020, se suspende la orden o ejecución de cualquier acción de desalojo dispuesta por autoridad judicial o administrativa…”

Entre las personas desalojadas había 14 menores de edad (entre ellos una bebé de meses de nacida, otras dos de 3 y 9 años, y otro niño que no llegaba a los 3 años), 6 adultos mayores y población vulnerable a COVID-19: una mujer de 46 años con hipertensión y un anciano de 89 años con cáncer. El censo de estas personas sólo fue realizado en el momento por organizaciones de DDHH, pues sólo dos días más tarde la Secretaría de Vivienda fue a levantar el censo.

Es importante mencionar que el asesor del despacho de la Alcaldía de Cali y miembro de la Unidad Anti invasiones que llevó a cabo este desalojo, es el señor CESAR AUGUSTO LEMOS POSSO, quien por esas maravillosas puertas giratorias ha pasado del sector público al privado y viceversa, pasando de la Alcaldía de Cali en 2012, a Propacífico (FDI-GIP) en 2014, cuando Jaramillo Mora empezaba su proyecto de vivienda estrato 6 Reservas de Pance. Hoy de nuevo Lemos ocupa un puesto importante en asuntos de tierras en la Alcaldía de Cali.

Propacífico es una Fundación muy poderosa, de cuyo Consejo Fundacional (máxima instancia del gobierno organizacional de ProPacífico) hacen parte empresas como Smurfit Cartón de Colombia que ha tenido que devolver, por sentencias de la Corte, tierras despojadas por paramilitares. También  Manuelita que acumuló irregularmente predios de miles de hectáreas en los llanos orientales, adquisiciones que  fueron tachadas de irregulares por la Contraloría, ya que comprendieron baldíos adjudicados en procesos de reforma agraria, cuyo sujeto son los campesinos sin tierra, y porque parte de sus tierras las compraron a oscuros personajes del narcoparamilitarismo en la región. Además hace parte del Consejo Fundacional de Propacífico la Constructora Jaramillo Mora.

Esta es la décima ocasión que el Estado intenta desalojar estas familias. La Red de Medios Alternativos y Populares accedió a videos y testimonios que dan cuenta de que en las últimas ocasiones las demoliciones para desalojar las hicieron con maquinaria que salía de las obras de la constructora Jaramillo Mora, que desde el 2014 construyó al lado del asentamiento desalojado su proyecto “Reservas de Pance”. Por dicho proyecto Jaramillo Mora ha sido objeto de sanciones ambientales  pues realizó “sin los permisos y autorizaciones de la autoridad ambiental, la poda y tala de veinte (20) árboles con alturas de 3 a 6 metros, diámetros de copa entre 3 a 5 metros, ubicados en el área Forestal Protectora del río Pance en las coordenadas (...), detrás del proyecto urbanístico Reservas de Pance y Altos de Pance de la constructora Jaramillo Mora, en el sector la Viga”. También tuvo otro  proceso sancionatorio por haber vertido al río Pance las aguas residuales de las viviendas de estos proyectos que contenían detergentes y materia fecal.

Es curioso (y cínico) que, a sabiendas de estos antecedentes, Jorge Iván Ospina afirme en la página de la Alcaldía que “Nosotros nos mantenemos en la idea de que no vamos a dejar invadir las riberas del río Pance, no solamente porque es un ecosistema del colectivo, sino porque también allí habría grandes riesgos de ubicar viviendas, puede venir una borrasca y, adicionalmente, porque no se puede construir vivienda que emita heces y aguas sucias a su cauce”. Duro con los campesinos y a manos llenas con los poderosos.

Es también curioso que el Alcalde haya expresado que desconocía que se realizaría este procedimiento, pues entre los miembros de la Alcaldía que acompañaron el desalojo forzado, se encontraba su primo William David Ospina, un médico contratado en la Secretaría de Paz y Derechos Humanos  


Foto: William David Ospina en desalojo llevado a cabo en Pance. 9 de junio de 2020

De la idoneidad del señor William David Ospina para velar por los Derechos Humanos de las personas desalojadas, y en general para acompañar víctimas y población vulnerable, quedan serias dudas, por su desconocimiento del Derecho Internacional Humanitario. También porque en sus redes sociales se ha manifestado, con un lenguaje guerrerista y revictimizador, justificando los crimenes de estado; se muestra a favor de emplear la Fuerzas Armadas en contra de la izquierda, estigmatizando la protesta social, a las víctimas y estudiantes; y ha llamado a desaparecer al Sindicato FECODE, de lo cual dan cuenta los siguientes twits. Una viga enorme que el Alcalde no puede ver en sus propios ojos.


















MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget