En Colombia se construye alianza multipartidista en contra de la industria de las drogas ilícitas

La COCCAM es un acumulado de un antiguo proceso de creación de comités y coordinaciones de cocaleros en las veredas, municipios y departamentos, que nació con el ánimo de exigir el cumplimiento del Acuerdo de Paz en materia de sustitución.

Congresistas de diferentes partidos políticos constituyen una alianza para presentarle al país una nueva propuesta de política antidrogas que se entregará en la siguiente legislatura. Para el 31 de mayo en Popayán está prevista la audiencia pública sobre este tema.

Por: Coordinación de medios alternativos y populares del suroccidente

La política antidrogas en Colombia ha sido un fracaso total, los costos económicos son desastrosos. En quince años las cifras de la guerra sumaron 140.600 millones de dólares, de los cuales 9.600 millones fueron aportados por EE.UU para promover el Plan Colombia(1). El erario solo vislumbró cómo se malgastaron miles y miles de millones en una política que no tuvo resultados efectivos.


Hoy vuelve al debate público una nueva propuesta de política antidroga que atienda integralmente el problema, así lo hicieron saber congresistas de distintos partidos políticos que, en una alianza multiparlamentaria, presentarán en la próxima legislatura un paquete de proyectos de ley en torno a este problema.


“Vamos a formular una nueva política de drogas para el país. El fenómeno del narcotráfico está en la base de otra serie de problemas que afectan hoy en día a la sociedad colombiana. Por eso hemos consideramos que no podemos seguir insistiendo una política denominada lucha contra las drogas. Luego de 30 años se ha demostrado el fracaso. La nueva política de drogas debe estar formulada a partir de nuestras necesidades y de realidades como nación, no como producto de imposiciones de políticas que están formuladas a partir de los intereses geoestratégicos de los Estado Unidos”, expreso el senador Carlos Antonio Lozada del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

Uso medicinal de la marihuana en el Cauca
Por su parte, Pablo Catatumbo, senador de la nueva colectividad política surgida de la firma del Acuerdo de Paz, expuso que las evidencias son claras en el fracaso de la política de drogas que ha estado presente en Colombia.

“Para acabar con este fenómeno es urgente reorientar la política antidrogas hacia el combate de la industria multinacional ilegal de las drogas ilícitas. No puede seguir haciendo carrera la lucha contra el campesino cultivador, allí no radica el problema. Solo por citar un ejemplo: tan solo en once años comprendidos entre el 2005 y el 2014 fueron erradicadas de manera manual y forzosa 346.371 hectáreas de coca que tuvo un costo de 7.9 billones de pesos. Mediante aspersión aérea otras 1.110.601 hectáreas fueron fumigadas con glifosato costándole al erario público 79.9 billones de pesos. El valor por hectárea para estos años fue de 23 millones de manera manual y 72 millones por vía aérea. Aunque para el exministro Gaviria, erradicar de manera definitiva una hectárea vale al año 70.000 dólares (210 millones de pesos)”, manifestó Catatumbo.


Otros de los congresistas que se refirió al tema fue el senador Armando Benedetti del partido de la U, invitó a estudiar el punto 4 del Acuerdo de Paz, donde están contenidos elementos transversales para enfocar el problema y lograr darle solución, tales como: sustitución voluntaria a los cultivos de uso ilícito; el consumo como un problema de salud pública; el combate a organizaciones ilegales que se lucran de esta industria multinacional ilegal, así como la lucha contra la corrupción derivada de este fenómeno.


Convertir estos aspectos en leyes y políticas públicas propiciará la constitución de un nuevo marco legal y de acción para la puesta en marcha de iniciativas que pongan fin al flagelo que vive la sociedad.

El bloque de congresistas para llevar al Congreso esta novedosa propuesta ya está conformado, las organizaciones de cultivadores de coca, marihuana y amapola agremiados en la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana (COCCAM) han saludado esta iniciativa de lucha contra la industria multinacional de las drogas ilícitas, y el próximo 31 de mayo en Popayán se llevará a cabo la primera audiencia pública sobre este aspecto, luego del acuerdo multiparlamentario.


Reportaje realizado en diciembre de 2016

La COCCAM es un acumulado de un antiguo proceso de creación de comités y coordinaciones de cocaleros en las veredas, municipios y departamentos, que nació con el ánimo de exigir el cumplimiento del Acuerdo de Paz en materia de sustitución.

Por: Coordinación de Medios Alternativos / Imágenes: Toribío, marihuana y paz


____________


Publicar un comentario

[disqus][facebook][blogger]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget