La reinvención como chantaje

El vendedor ambulante que muere de hambre, o el artista que se suicida, son culpables por no reinventarse.

Reinventarse es estar en movimiento continuo destrozando paradigmas, cuestionando verdades absolutas, reglas generales, confrontando infamias. En el arte esto habita en la raíz de su ser, en su destino creativo que resiste a la quietud, a la censura, al chantaje de la productividad por encima del espíritu emancipador y creador.

Sin embargo, hoy cuando la pandemia hizo más visible la miseria a que estamos condenados por el modelo neoliberal, donde la vida se expropia, se etiqueta como mercancía, y luego se fía, se alquila o se vende como negocio para embargar lo poco que queda a quienes fueron despojados de condiciones de existencia mínimas, ahora se nos llama a “reinventarnos” para sobrevivir.

Así el capitalismo postuló su selección no-natural en tiempos de pandemia; no-natural porque lo natural está en el espíritu de la ayuda mutua y la solidaridad, y no en la competencia postulada a través de una falsa reinvención que solo significa romper el tejido social de los grupos humanos, al fomentar habilidades para competir y sobrevivir por encima de aquellos que no fueron capaces de reinventarse para la productividad, para recibir las migajas arrojadas por los dueños del capital en el poder.



El discurso capitalista de la reinvención aparece entonces como un chantaje calculado de un experimento psicosocial, como una nueva doctrina de la superación personal donde la culpa de la miseria ocasionada por la expropiación neoliberal, la injusticia e iniquidad provocada por quienes se aferran al poder con violencia y muerte, recae en quienes no fueron capaces de reinventarse.

Bajo esta lógica, el vendedor ambulante que muere de hambre o la familia que ve a su hijo fallecer por desnutrición, el artista que se suicida, son culpables por no reinventarse, porque no utilizaron las tecnologías de información y comunicación a su favor. Desaparece de este modo la responsabilidad de quienes gobiernan para la acumulación del capital, para el saqueo y expropiación en favor de la banca privada y el Capitalismo Mundial Integrado.

El discurso de la reinvención ha llamado a todos los sectores de la sociedad a competir. Convocatorias y concursos se abren buscando premiar a los más aptos, los más hábiles. El sector artístico ha sido uno de esos sectores llamados a reinventarse bajo las lógicas del capital. Carentes de opciones acudimos a esos escenarios con total incertidumbre, como siempre lo hemos hecho a todas las convocatorias donde los recursos son para unos cuantos, nunca para todos.

Hoy desde diversos lugares se nos indaga sobre lo que somos, lo que hemos sido, lo que hacemos en tiempos de pandemia en favor del arte. Y la respuesta es simple: lo que somos, hemos realizado, y no dejamos de hacer, ha sido por la solidaridad que nos rodea y mantiene vivos, potenciando la vida y la resistencia, para crear: 

Por: Alexander Escobar

Publicar un comentario

[disqus][facebook]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget