El Gran Hermano

Centros educativos y penitenciarios guardan similitudes.

En las sociedades actuales es común sentir una constante vigilancia en todos los espacios que frecuentamos. Al salir de nuestros hogares, lo primero que encontramos en la calle es al celador de la cuadra, una cámara en lo alto de un poste de luz, las cámaras de fotomultas, las señales de tránsito que nos indican qué hacer y en qué momento hacerlo. Llegamos a nuestros lugares de trabajo o estudio y somos monitoreados por dispositivos de video que registran hasta la manera como masticamos el chicle. Si al terminar la jornada, pasamos por el supermercado, hay un número “imperceptible” de ojos puestos sobre nosotros: personal de vigilancia, cámaras, espejos convexos, etc. Todos nuestros comportamientos están determinados por la supervisión de un gran ojo que todo lo ve, pero que muchas veces no puede ser visto.

La innovación de los sistemas de vigilancia con dispositivos cada vez más avanzados, ha permitido que incluso en lugares como los centros educativos se instalen cámaras para monitorizar a sus estudiantes en distintos espacios de los planteles, aquellos que se adaptan para el aprendizaje, el esparcimiento, la práctica científica y deportiva, hoy disponen de cámaras que, a consideración de muchos, invaden la privacidad de los custodiados.  

Tal como lo expresó Foucault en su obra “Vigilar y castigar”, existe un sistema que rige conductas y para ello se vale de técnicas que controlan las actividades cotidianas de los individuos. Bajo la justificación de garantizar una “buena disciplina”, se utilizan medios de control como la vigilancia jerárquica que, para este caso, se materializa en cámaras que hacen las veces de ese ente que todo lo ve. No obstante, la instalación de dichos aparatos no es el único dispositivo de vigilancia presente en las escuelas y colegios, pues, al igual que en los centros penitenciarios, la estructura arquitectónica es el panóptico, un modelo heredado del medioevo monástico al que se refería Foucault en su obra más conocida. Es decir, que desde la forma como fueron diseñados y construidos, hasta las últimas medidas de seguridad impuestas, los centros educativos y penitenciarios guardan similitudes; ello resulta una paradoja, teniendo en cuenta el propósito de cada uno y la población que asiste.

Con lo anterior no quiero decir que un colegio es igual a una cárcel, pero sí que sus sistemas de vigilancia y control tienden a usar los mismos métodos y herramientas. Así, se tienen jóvenes obedeciendo normas solo porque se sienten permanentemente vigilados, y no porque exista una convicción auténtica y real de las conductas correctas e incorrectas.  Además, los comportamientos naturales de los estudiantes, como correr por un pasillo, jugar con agua en el baño, o incluso darle un beso al novio en algún rincón del salón de clases, ya son pensados dos veces, porque no faltaría el llamado de atención por el ojo ‘sapo’ de una cámara de vigilancia.

El problema no radica en que los planteles educativos tengan monitorizados a sus estudiantes comiendo papitas en el descanso, sino que detrás de ese hecho, existe todo un sistema social, político y cultural, aquel que nos dio a conocer George Orwell en “1984”, una entidad que controla y vigila tanto como le sea posible.

Por: Tania Ospina* 

____________
*Tania Ospina es comunicadora social y participa de los talleres de periodismo escrito del proyecto Memoria y saberes con voz de juventud, iniciativa seleccionada por el Programa Municipal de Concertación Cultural de Palmira, que dirige el periodista Alexander Escobar, integrante de la Red de Medios Alternativos y Populares (REMAP).

**El título del artículo, El Gran Hermano, hace referencia al personaje de la novela 1984 de George Orwell, un gobernante autoritario que solo es visto a través de sistemas de vigilancia y control conocidos como la "telepantalla" (Nota de REMAP).

Publicar un comentario

[disqus][facebook]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget